El comercio de armas entre Reino Unido y Arabia Saudita crea víctimas inocentes en Yemen

Es la denuncia de los activistas de Oxfam, según la cual Londres viola el Tratado que ella misma ratificó. Las armas terminan por “atacar escuelas, hospitales y habitaciones”. Vocero del gobierno: el comercio satisface “los criterios” de exportación y venta. El año pasado Londres vendió armas a Riad por cuatro mil millones de dólares.


Sana´a (AsiaNews/Agencias)- La venta de armas por parte del Reino Unido a Arabia Saudita contribuye a alimentar “una brutal guerra en Yemen”, que termina por “golpear a la población” y objetivos civiles entre los cuales “escuelas, hospitales y habitaciones privadas”. Es cuanto denuncian los activistas de la Ong internacional Oxfam, según la cual el gobierno de Londres y sus ministros tienen un comportamiento de “negación” y de “confusión” respecto al acuerdo sobre la venta de armas a Riad, usadas en el conflicto en el país del Golfo.

Activistas y Ong han lanzado varias veces pedidos al ejecutivo para el bloqueo de la venta de armas a Arabia saudita, acusada de violar las leyes humanitarias e internacionales en el conflicto en Yemen.

Desde enero de 2015, la nación del Golfo es teatro de un sangriento conflicto interno, que ve opuestas a la dirigencia sunitas, apoyadas por Riad y los rebeldes chiíes Houthi, cercanos a Irán. En el mes de marzo, los sauditas al mando de una coalición han lanzado ataques aéreos contra los rebeldes en el intento de liberar la capital Sana´a y entregar el país al presidente (que antes estaba exilado pero luego volvió) , Abdu Rabu Mansour Hadi. En los bombardeos murieron al menos 6.400 personas, en su mayoría civiles.

Para Arabia Saudita los Houthi, aliados de las fuerzas leales al ex presidente Ali Abdullah Saleh, son apoyados en el plano militar por Irán; una acusación que Teherán rechaza. En el país son además activos grupos extremistas ligados a al-Qaeda,  milicias yihadistas ligadas al Estado islámico, que han contribuido a aumentar la espiral de violencia y terror.

Un vocero del gobierno de Londres refiere que el acuerdo con los sauditas satisface los “criterios” de e4xportación y venta de armas del Reino Unido. La cuestión de la venta, agrega, es tratada por el ejecutivo en modo “muy serio” y los controles están entre los más exactos del mundo: no habrían violaciones al derecho y a las leyes internacionales en el uso de estas armas.

Diverso el parecer de los activistas de Oxfam, según la cual la dirigencia británica de “apoyador entusiasta” del Tratado sobre la venta de armas se transformó en uno de los principales transgresores”. El tratado fija los estándares internacionales para el comercio de armas convencionales e intenta evitar la venta ilegal y el uso criminal.

Los países que firmaron deben asegurarse que el comercio no se haga en violación de los embargos en acto y que los armamentos no sean utilizados para cometer crímenes de guerra, violaciones a los derechos humanos o que terminen en manos de la mala vida organizada o de grupos terroristas.

Penny Lawrence, vice jefe de Oxfam Gb, acusa al gobierno de haber “inducido en error” al Parlamento mismo en relación con el control sobre la venta de armas y “su credibilidad a nivel internacional está en fuerte peligro” porque se compromete obrar en el papel, pero hace lo contrario en la realidad”. Londres, concluye el activista, no puede pedir a los otros que respeten un tratado que ella misma ha violado y por esto perdió credibilidad.

El año pasado el gobierno británico aprobó la venta de armas a Arabia Saudita por más de tres mil millones de esterlinas (poco menos de cuatro mil millones de dólares). Los EEUU han vendido armas a Riad por cuatro millones de esterlinas y Francia casi 14 mil millones. En todo el mundo el comercio y la venta de armamentos alcanzó un valor total de cerca de 1300 mil millones de esterlinas.

Contra el comercio de armas-que siembran muerte y destrucción en Yemen como en Siria, en Irak y en todas las áreas del mundo en las cuales hay conflictos-se expresó varias veces también  el Papa Francisco, entre las pocas voces críticas dentro del panorama internacional. En el mensaje por la campaña por la paz en Siria, promovida por caritas Internationalis el pontífice argentino denunció con fuerza “el tráfico” de armas y el hecho que las suministran son “algunos países, que también hablan de paz”.

YEMEN_-_GRAN_BRETAGNA_-_ARABIA_SAUDITA_-_armi.jpg