Mons. Marcuzzo, peregrinaciones instrumento de la Nueva evangelización

Para el vicario patriarcal de Jerusalén el viaje tras las huellas de Cristo es fuente de "renacimiento de la fe”. Un elemento esencial para Europa y Norte América, donde está en acto una crisis de religión. El crecimiento de los peregrinos chinos y vietnamitas, que capturan “el estupor de la fe”. Israel limita los ingresos a los árabes cristianos, sobre todo de Jordania. La peregrinación propuesta por AsiaNews.


Jerusalén (AsiaNews)- La peregrinación es una “medio de la Nueva evangelización”, porque a través del viaje a los lugares sagrados y tras las huellas de Cristo es posible “un renacimiento de la fe”. Quien lo realiza descubre haber “recibido una llamada de Dios, una vocación, un movimiento del Espíritu”, que se vuelve esencial hoy para Europa y el Occidente en general, donde se sufre de “una profunda crisis de fe, en el cristianismo y en la religión en general”. Es cuánto dice a AsiaNews, Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, vicario patriarcal de Jerusalén, según el cual la peregrinación encierra “el sentido teológico de la Biblia, compartido también por musulmanes y hebreos”. Este es un “renacimiento” es un “redescubrimiento” de los propios orígenes, para “entender los lugares en los cuales nacimos a la fe”.

“Muchos peregrinos-cuenta el obispo- nos dicen que el viaje los ha cambiado, los ha ayudado a ver la vida bajo el aspecto bíblico. La peregrinación es también fuente de vocaciones, parte del descubrimiento de la fe y de la llamada de Dios”. Sin embargo, este recorrido “necesita ser acompañado”. Las peregrinaciones “son constructivas”, subraya Mons. Marcuzzo, si están “bien preparados desde el inicio” y si “tienen una continuación, si hay ocasiones también guiadas, para reflexionar sobre la experiencia vivida”.

Las peregrinaciones además de ser un camino de búsqueda y descubrimiento son también un recurso esencial para las poblaciones cristianas de Tierra Santa. Según recientes estadísticas al menos el 30% de la local comunidad-en Jerusalén y Belén- vive y obra en la industria del turismo religioso. La baja en las peregrinaciones registrado en los últimos años produce contragolpes durísimos también para la economía y la sobrevivencia de los cristianos de la zona.

Cuando hay peregrinaciones, explica Sobhy Makhoul, canciller del Patriarcado maronita en Jerusalén, “al menos ese 30% trabaja normalmente. Cuando hay crisis en las peregrinaciones, ese 30% está expuesto a la desocupación y por lo tanto, directamente o indirectamente a la emigración”. Y este año se registró “el 70% menos de visitadores respecto al año pasado”. Un año “muy pobre” y son numerosos los factores que lo han determinado: la cuestión de la seguridad, los atentados, la economía que tambalea y la crisis religiosa, que golpea sobre todo a Europa. “L tendencia queda reducida- confirma Mons. Marcuzzo- y justamente en estos días, por tradición los mejores del año para un viaje a Tierra Santa, confirman la crisis. Es también cierto que hay una pequeña recuperación, pero el dato es bien distante respecto a los ritmos de los años pasados”.

Entre las razones el aspecto económico, el elemento de la seguridad y los temores (“infundados”, precisa el prelado) de atentados, al cual se une un alejamiento de la religión en acto en algunos países o continentes (ante todo en Europa, pero también en Norte América). “Europa no cree más en las peregrinaciones-cuenta el vicario patriarcal de Jerusalén- al máximo realiza un hermoso viaje con trasfondo religioso. Pero así se pierde el significado verdadero y más profundo”. Compartido también por hebreos y musulmanes, la peregrinación “es un recorrido de renacimiento, porque lleva a los lugares donde hemos nacido a la fe y es un redescubrimiento de la comunidad de origen, porque aquí están los herederos directos que llevan la memoria colectiva y viviente de Jesús”

A la crisis de los peregrinos de Europa-hecha excepción de Polonia, donde el número parece ser constante-responde al crecimiento significativo de fieles del continente asiático, filipinos, japoneses, coreanos, pero también chinos y vietnamitas. “En particular, para los fieles chino, cuenta el prelado- el recorrido de redescubrimiento se vuelve aún más fuerte e intenso. Para ellos todos es nuevo, a diferencia del ciudadano europeo que está más acostumbrado a las narraciones y a los ambientes descriptos en la Biblia. Para el chino y el vietnamita es un verdadero descubrimiento, agregado a una actitud de agradecimiento… en sus rostros se lee el estupor de la fe, el elemento de la encarnación. Aquí el peregrino oriental descubre el elemento humanos que está presente en lo divino y lo divino que entra en el ser humano. Y esto suscita interrogativos, re-pensamientos, maravilla…”

Sin embargo, no son sólo obstáculos de naturaleza económica o religiosa los que impiden el número de las peregrinaciones. “Para algunos árabes cristianos-explica Mons. Marcuzzo- hay problemas desde el momento del ingreso a Israel. Jordania es un ejemplo: en los grupos de peregrinos mitad de las personas recibe la visa de ingreso, la otra mitad es rechazada sin aparentes motivos. Aceptan al padre, pero no a la madre, al hijo pero no al hermano… Últimamente un grupo de ocho nuevos diáconos jordanos deseaba hacer un retiro de oración en Tierra Santa, pero tuvieron que desistir porque dos de ellos se les rechazó la visa”.

Se habla de “cuestiones ligadas a la seguridad”, pero son risibles porque “nuestros cristianos no están involucrados en problemáticas ligadas al terrorismo, a hechos de sangre, a protestas”. Y lo mismo sucede, concluye el vicario patriarcal, también para los cristianos de Egipto, si bien en los últimos tiempos es el mismo gobierno del Cairo que desaconseja  las peregrinaciones por motivos internos”.

Respondiendo a los pedidos de las personalidades de la Iglesia de la región, AsiaNews decidió ofrecer nuevamente a sus lectores la ocasión de una peregrinación a Tierra Santa, en compañía del p. Bernardo Cervellera y de algunos guías especializados de la región.

La partida está prevista para el 28 de octubre, y el regreso está previsto para el 4 de noviembre de 2016. Hasta ahora, aún quedan algunos lugares disponibles. Para ulteriores detalles, cliquea aquí (Ds).

TERRA_SANTA_-_update_pellegrinaggi.jpg