Jerusalén, ira de Israel a raíz de la resolución UNESCO sobre lugares santos

La aprobación de dos proyectos de resolución sobre “Palestina ocupada” han hecho enfurecer a las autoridades israelíes. Para el premier Netanyahu, de esta manera se niega “el vínculo histórico que une al pueblo judío con el Monte del Templo”. Los palestinos, exultantes. La votación para la aprobación final está prevista para el 18 de octubre. Directora general de la UNESCO: Jerusalén es “indivisible” y cada una de las comunidades merece un “reconocimiento explícito”. 


Jerusalén (AsiaNews/Agencias) – Se abre un nuevo frente de choque en torno a los lugares santos de Jerusalén, en este caso, entre las autoridades israelíes y la UNESCO, el organismo de la ONU que se ocupa del ámbito de la educación, la ciencia y la cultura. Ayer, el premier Benjamin Netanyahu criticó duramente los dos proyectos de resolución que han sido examinados y aprobados en una primera lectura, sobre “Palestina ocupada”, subrayando que la agencia de la ONU “ha perdido la poca legitimidad que le quedaba”.

La comisión adoptó ayer los documentos, que recientemente fueron presentados por siete naciones árabes, con 24 votos a favor, seis en contra,  2 abstenciones y dos ausentes. Sin embargo, para la aprobación definitiva se requiere la luz verde final del Consejo Ejecutivo; la votación está prevista para el próximo 18 de octubre.

Las resoluciones tienen la intención de “salvaguardar el patrimonio cultural palestino y el carácter distintivo de Jerusalén oriental”, la parte palestina de la ciudad que fue ocupada y anexada por Israel en el año 1967.

Estos término, unidos a la definición de Israel como “fuerza de ocupación”, son los mismos utilizados en un documento adoptado en abril pasado, que ya había hecho surgir las críticas de Israel, porque negaba “el vínculo histórico entre el pueblo judío y el Monte del Templo”.

Para definir el lugar se utilizó el nombre árabe, es decir, la Explanada de las Mezquitas. En el documento se brinda un “largo listado” de “violaciones” cometidas por Israel en el área en la cual se levanta la mezquita de  al-Aqsa, el tercer lugar sagrado del islam, después de la Meca y Medina. Por último, el texto denuncia las “persistentes obras de excavación” promovidas por Israel en Jerusalén oriental, y el hecho de que no haya un “acceso libre” a la mezquita.

“Negar el nexo entre el Monte del Templo y el Kotel [el muro occidental, llamado “de los Lamentos”] - afirmó Netanyahu - equivale a decir que los chinos no tienen vínculos con la Gran Muralla o los egipcios con las pirámides”.  También surgieron críticas del presidente del Parlamento israelí, Yuli Edelstein, para quien “si lo judíos no están ligados a los lugares santos, entonces la UNESCO y la ONU no tienen vínculo alguno con la historia ni con la realidad”.

Fuentes diplomáticas explican que en el borrador de la resolución que fue aprobado ayer se afirma  “la importancia de la Ciudad Vieja de Jerusalén y de sus muros para todas y cada una de las tres grandes religiones monoteístas”. En tanto, en Palestina se festeja el hecho de que la comisión haya adoptado estos textos, que reflejan “el compromiso de la mayoría de los Estados miembros con los principios de la UNESCO”.

En una nota difundida en las últimas semanas, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, subrayó que el patrimonio histórico y cultural de Jerusalén “es indivisible” y que cada una de las comunidades presentes “tiene derecho a que haya un reconocimiento explícito de su propia historia y de su vínculo con la ciudad”.

 

ISRAELE_-_PALESTINA_-_ONU_-_luoghi_santiok.jpg