ONU: Alepo oriental es un “gigantesco cementerio”. Se necesitan corredores humanitarios

El subsecretario de las Naciones Unidos para Asuntos Humanitarios hace un llamamiento a cuantos puedan “influenciar” la suerte del conflicto. Es necesario “proteger a los civiles” que huyen y garantizar “el acceso al área que está siendo asediada”. Fuentes de la oposición definen a Alepo como “una tumba” y las tropas de Assad han comenzado a hacer “ajustes de cuentas”.  


Alepo (AsiaNews/Agencias) - La ofensiva lanzada por el  ejército del gobierno sirio para reunificar la ciudad de Alepo bajo su mando corre el riesgo de transformar la otrora capital económica y comercial del país en un “gigantesco cementerio”. Quien dio la alarma fue Stephen O’Brien, subsecretario de la ONU para Asuntos Humanitarios, que pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que brinde protección a los civiles que huyen “por el bien de la humanidad”.

En los últimos días, son decenas de miles de personas las que están abandonando el sector oriental, controlado por los rebeldes, en busca de refugio en la zona occidental, que controla el gobierno. Bajo las bombas arrojadas por el ejército sirio, en las últimas horas habrían muerto, cuando menos, 34 personas. Durante el fin de semana el ejército leal ha reconquistado más de un tercio del territorio que hasta ahora era controlado por los rebeldes.

Al intervenir en el Consejo de Seguridad, O’Brien se dirigió a las partes en lucha y a cuantos puedan “influenciar” la suerte de esta guerra para que se empeñen en “proteger a los civiles y garantizar el acceso al área que está siendo asediada”, antes de que la zona oriental de Alepo “se convierta en un gigantesco cementerio”.

Desde el 2012, la ciudad se encuentra dividida en dos sectores: el occidental, donde viven 1,2 millones de personas, está bajo el control del gobierno; el oriental, con cerca de 250.000 personas, está en manos de milicias rebeldes y de grupos yihadistas.

Fuentes locales refieren que en el área, los habitantes se ven obligados a mendigar la comida,  los hospitales no funcionan a causa de los prolongados ataques aéreos, y que más de 25.000 personas intentan vías de escape peligrosas para tratar de abandonar el epicentro del conflicto. Numerosos convoyes, concluyó el diplomático de la ONU, están dispuestos a transportar ayuda, pero para esto es “necesario que se ponga fin al asedio”.

Quienes también denuncian la situación de grave crisis son diversos líderes de la oposición, según los cuales el ejército de Damasco y sus aliados han transformado el este de Alepo “en una tumba”. Anas al-Abdeh, uno de los líderes de la “Coalición nacional” afirma que “el régimen de Assad y sus aliados han transformado las áreas liberadas de Alepo en un ataúd”.

 

La escalada de los combates constituye “un crimen de guerra y un crimen contra la humanidad”. Por esto, es necesaria una intervención “inmediata y resuelta” de las Naciones Unidas y de la comunidad internacional, para que se aboquen a la defensa de los civiles que están siendo asediados.

También proveniente del este de Alepo, uno de los llamados “síndicos” de los barrios que se encuentran bajo el control de los rebeldes (y de los grupos yihadistas, entre ellos, del ex frente de al Nusra) invoca la creación “de corredores humanitarios seguros” para facilitar el éxodo de la ciudad. “Dejen que los civiles puedan huir –afirmó Brita Hagi Hassan, al término de un encuentro con el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Marc Ayrault, en París –protejan a los civiles, creen corredores humanitarios seguros de modo que ellos puedan huir”.  Por último, el líder de la oposición denuncia que se están produciendo “ejecuciones sumarias” y “ajustes de cuentas” por parte de las fuerzas de Assad y de las milicias iraníes, con el arresto “de todos los jóvenes por debajo de los 40 años de edad”.  

En las semanas que pasaron, antes de la ofensiva, Damasco y Rusia, su aliada, implementaron una tregua y abrieron corredores humanitarios para hacer salir a los civiles de Alepo oriental, pero solo poquísimos de ellos pudieron aprovecharlos. Según diversas fuentes, los civiles de la zona este son bloqueados y amenazados por los rebeldes, que los utilizarían como escudos humanos.  

SIRIA_-_ONU_-_aleppo_cimiterook.jpg