Temor de que haya atentados en Katmandú: quedan prohibidos los festejos de Fin de Año
de Christopher Sharma

Las autoridades prohibieron los conciertos, los fuegos artificiales y los espectáculos tanto en la capital como en dos distritos que limitan con ella. La ira de los ciudadanos: “El fin de año occidental forma parte de nuestra cultura y no es justo prohibirlo”. Los cristianos, obligados a renunciar a las fiestas organizadas: “Nos prepararemos para la fiesta del primero de enero leyendo la Biblia”. 


Katmandú (AsiaNews) – Las fiestas de Fin de año, los fuegos artificiales y los conciertos quedaron prohibidos tanto en Katmandú como en las zonas que limitan con dicha capital. Es la decisión tomada por las autoridades nepalesas, preocupadas por el riesgo de que se produzcan atentados y disturbios, que se verían favorecidos en caso de darse eventos masivos.  Es la primera vez que la policía del país prohíbe los festejos del último día del año.  Prakash Aryal, un policía de Katmandú, afirma: “Nuestra decisión mantendrá a raya el crimen. Estamos prestando mucha atención a las situaciones que puedan hacer peligrar las seguridad, y no se podrá intercambiar saludos en público”.

Cada año, miles de nepaleses festejan Fin de Año a la manera occidental, con fiestas, conciertos, ferias y otros espectáculos. Las comunidades religiosas suelen organizar eventos de trasfondo confesional.

La prohibición establecida por las autoridades abarca los distritos de Katmandú, Lalitpur y Bhaktapur. Más de 2.000 agentes de policía estarán de servicio para garantizar que la medida sea respetada. La opinión pública no ha recibido favorablemente la decisión, que golpea al sector del turismo y del espectáculo. Raju Shakya, organizadora de conciertos en la capital, afirma: “´Hace años que el festejo del Fin de año occidental forma parte de nuestra cultura, y las personas se ponen muy felices al intercambiar deseos y saludos. Esto favorece que se mantengan la solidaridad, el respeto y la paz social”.  

Samriddhi Rai, bailarina y cantante cristiana, agrega: “El gobierno debiera garantizar la seguridad y pedirnos a todos que respetemos las reglas establecidas. No se justifica prohibir cualquier programa en público en nombre del peligro de que haya pequeños incidentes. Nepal posee una diversidad cultural y religiosa, y estas fiestas sirven para fortalecer la tolerancia recíproca”.

La comunidad cristiana también se vio afectada por la prohibición, y no podrá desarrollar las actividades en público que tenía programadas. Muchos fieles de la capital han decidido organizar lecturas de la Biblia en forma privada para prepararse para la Fiesta de María, Madre Dios, el primero de enero. Sirjana Tamang debía asistir a un concierto: “Tenía programado ir con unos amigos –cuenta- pero en lugar de ello, estaré con mi familia en casa y compartiremos los episodios de las Sagradas Escrituras con los vecinos y las personas cercanas”.

 

NEPAL_-_1229_-_Bando_capodanno_cristiano.jpg