Un cuna para todos los niños abandonados: la manera en que Edhi Foundation combate la discriminación (Video)
de Kamran Chaudhry

La fundación filantrópica gestiona la mayor red de ambulancias del país, además de orfanatos y centros para la recuperación de tóxico-dependientes.  En el año 2016 trasladó a más de 67.000 pacientes;  celebró los funerales para 994 personas y sepultó a otras 296.  El llamado de Caritas al gobierno, para que sostenga las iniciativas. 


Lahore (AsiaNews) –  Más de 67.000 pacientes trasladados de forma totalmente gratuita considerando solamente la capital de Punjab; 994 funerales organizados; la sepultura de 296 cuerpos no reclamados que corresponden a personas que murieron en los 2.025 centros médicos esparcidos en todo el territorio de Pakistán. Son algunos números de la obra que lleva adelante la Fundación Edhi, la mayor organización filantrópica del país, fundada por  Abdul Sattar Edhi, considerado “la Madre Teresa pakistaní”. Sus centros reciben a niños abandonados, toxico-dependientes, ancianos y pobres. La característica que distingue a todos estos centros es que afuera hay siempre una cuna, donde pueden ser dejados los niños que no son deseados. Esto es porque el filántropo siempre repetía: “No los maten, colóquenlos en la cuna. Nosotros nos haremos cargo de estos inocentes”.

Abdul Sattar Edhi era una de las personas más amadas de todo Pakistán.  Su hijo envió un testimonio al Simposio de AsiaNews sobre la Madre Teresa. Hoy, Edhi Foundation gestiona la red de ambulancias más vasta de todo el país, además de escuelas, hospitales, orfanatos, hogares para ancianos y centros para la recuperación de toxico-dependencias. En enero de 2017 las instalaciones de la Fundación en Lahore acogieron a 278 personas toxico-dependientes, contando hombres y mujeres, que atravesaban una situación de necesidad y había huido de sus casas; de ellas, 134  ya han regresado a sus hogares. Además, los operadores han distribuido cuando menos 9.840 comidas gratuitas y han atendido 12.560 casos.  

Zameer Ahmad, un empleado de la fundación en Lahore, cuenta que el que fuera apodado “la Madre Teresa pakistaní” solía decir a quien lo criticaba: “Mi ambulancia es más humana que tú”. “Nuestros ulemas –agrega- están más interesados en la política. Él, en cambio, trabajó para las personas de cualquier religión que fuera. Nosotros llevamos adelante su misión, y ninguno de nuestros servicios fue suspendido luego de su muerte”.

El trabajo de la organización también es apreciado por los cristianos.  Por eso, el Pbro. Francis Gulzar, secretario ejecutivo de Caritas Lahore, reclama al gobierno de Islamabad para que ayude y promueva estas iniciativas. Afirma a AsiaNews que “el mundo entero conoce al filántropo por la ayuda que brinda a los pobres de Pakistán. El les restituye su dignidad, su identidad. En nuestra sociedad, marcada por el extremismo y la discriminación, necesitamos de personas como él”.

El padre Gulzar, que también se desempeña como vicario general de la arquidiócesis de Lahore, recuerdo su primer encuentro con Abdul Sattar Edhi, que falleció el año pasado. “Quedé muy conmovido por su sencillez. Sólo tenía dos mudas de ropa, sepultaba a las personas a las cuales los demás ni siquiera se querían acercar. Sus valientes colaboradores trabajaban en medio de bombardeos y catástrofes”.

Zameer Ahmad cuenta que “en los centros, nosotros no alentamos las discusiones sobre religión o  política. Nuestra única tarea es rezar y trabajar por el bienestar de las personas necesitadas”. Sabiendo que  en las instalaciones se acoge a los niños abandonados, concluye, “muchas familias cristianas nos contactan para una adopción, puesto que no existen orfanatos para quienes no son musulmanes. Lamentablemente nunca hemos colaborado con las hermanas de la Madre Teresa, que gestionan hogares para discapacitados mentales y físicos. Esperamos que el futuro nos encuentre más disponibles”. 

 

 

PAKISTAN_-_0210_-_Fondazione_Edhi.jpg