El ayuno de anhídrido carbónico: el desafío para la Cuaresma de la arquidiócesis de Mumbai
de Nirmala Carvalho

De hace dos años la Iglesia local propone iniciativas para reducir el sobrecalentamiento del planeta. Obispo auxiliar. “El ayuno es apreciado y es practicado también después de Cuaresma”. El Papa Francisco “una nueva bienaventuranza: “Beatos a aquellos que protegen y cuidan nuestra casa común”.


Mumbai (AsiaNews)- El ayuno de anhídrido carbónico, o sea reducir el uso de combustible, electricidad y el malgastar de plástico, papel y agua es la propuesta de la arquidiócesis de Mumbai (de Maharashtra) para el período de Cuaresma, que inicia mañana. En un comunicado difundido en el sirio de la arquidiócesis, la iglesia local afirma que “el ayuno desafía a las personas a considerar como sus acciones cotidianas pueden tener un impacto sobre el ambiente”. Por lo tanto desde mañana, Miércoles de Cenizas, hasta el 8 de abril los católicos están invitados a “reducir las acciones que dañen los creado por Dios”. A AsiaNews, Mons. Allwyn D´Silva, obispo auxiliar y secretario de la Oficina por el cambio climático de la Federación de las Conferencias episcopales asiáticas (FABC), refiere que “de hace dos años la diócesis organiza el ayuno del anhídrido carbónico. También este año llevamos adelante la iniciativa que es muy apreciada y continúa siendo practicada también después de Cuaresma”.

 Mons. D’Silvia, nombrado recientemente y conocido por su compromiso a nivel social y ambiental, continúa: “En la narración de la Creación (Libro del Génesis, Ndr), leemos que Dios creó un mundo maravillosos y vio que cuánto había hecho era muy bueno. Pero, lamentablemente nosotros hemos arruinado el mundo con nuestras acciones”.

Para hacer en modo que el planeta se acerque a una existencia sustentable, sugieren los obispos en un comunicado: “todos pueden hacer pequeños pasos para reducir las emisiones de anhídrido carbónico. Y también los gestos que hagamos durante la Cuaresma pueden continuar también después, para garantizar un cambio duradero”.

Según Mons. D´Silva, “el Grupo intergubernamental sobre el cambio climático (Intergovernmental Panel on Climate Change, Ipcc) establece en modo claro que las actividades del hombre son la causa principal del cambio climático. Por lo tanto, nosotros en cuanto Iglesia y para responder al pedido del Papa Francisco (con la encíclica  “Laudato si”, Ndr), debemos defender y proteger lo creado. No hay período mejor que la Cuaresma para hacer ayuno del anhídrido carbónico”.

El obispo considera que el Papa Francisco, en el apoyar el cuidado del ambiente, haya “creado una nueva bienaventuranza: “Beatos aquellos que protegen y cuidan nuestra casa común”. El tema del cambio climático, subraya, “está radicado en la fe, porque ocuparse del cuidado de la creación quiere decir manifestar el propio amor por el Creador. Más nos interesamos en el cuidado de los creado, más nos convertimos en espirituales”.

Un re-pensamiento del propio comportamiento “debe suceder no sólo en India, sino en todo el mundo. La incertidumbre se refiere al clima, las inundaciones y el aumento de las temperaturas, que ya han provocado numerosos daños”. Por nuestra parte, concluye Mons. D´Silva, “podemos iniciar reduciendo el consumo de combustibles, caminando por las calles, disminuyendo el uso de la energía eléctrica, usando menos papel, reduciendo el despilfarro de la comida, del agua y de otras cosas”.

INDIA_-_0228_-_Carbon_fast.jpg