Los terroristas del atentado en Teherán eran iraníes reclutados por Daesh

El número de víctimas ahora se elevó a 13, con 46 heridos. Los terroristas tenían entre 20 y 25 años. Para los Guardianes de la revolución, detrás del hecho están los americanos y los sauditas. Donald Trump ruega por las víctimas, pero reafirma la acusación de que Teherán sostiene el terrorismo. Javad Zarif: “Palabras repugnantes”. 


 Teherán (AsiaNews/Agencias) –  Los seis terroristas de Daesh, que ayer mataron a 13 personas e hirieron a otras 46 en el Parlamento y en el mausoleo del ayatolá Khomeini, eran iraníes provenientes de diversas regiones. Todos ellos fueron muertos, mientras que un grupo de cinco personas que proyectaban un tercer ataque, fue arrestado.

Cuatro asaltantes atacaron el parlamento de Teherán a primera hora de la mañana, dos de los cuales se hicieron estallar, mientras que los otros dos fueron muertos por las fuerzas de seguridad. Tenían entre 20 y 25 años de edad.

Daesh reivindicó los ataques con un vídeo filmando en el interior del parlamento mientras la acción estaba en curso, y amenazó con ulteriores agresiones dirigidas contra los musulmanes chiitas iraníes. A pesar del compromiso asumido para combatir a sus militantes tanto en Irak como en Siria,  esta es la primera vez que Irán es atacado internamente por el ISIS. En los últimos meses, la propaganda extremista del Estado islámico también hizo su llegada a Irán, con proclamas en lengua farsi.   

Los atentados en Teherán ocurren en un momento de profunda tensión en la región, surgida tras el viaje del presidente americano Donald Trump. En un encuentro en Riad, Trump y los Saud acusaron a Irán de ser la base del terrorismo internacional.

Los Guardianes de la Revolución acusan a los Estados Unidos de América y a Arabia Saudita de estar involucrados en los ataques: “Este acto terrorista, apenas una semana después del encuentro del presidente de los Estados Unidos con el líder de uno de los gobiernos reaccionarios de la región [Arabia Saudita] demuestra que están involucrados en este acto salvaje”.

Tanto los EEUU como Arabia Saudita condenaron los atentados. Sin embargo, en la plegaria por las víctimas, Trump agregó que “los Estados que patrocinan el terrorismo corren el riesgo de terminar siendo víctimas del mal que promueven”.

El ministro de Relaciones Exteriores Mohammad Javad Zarif respondió duramente a través de un mensaje publicado en Tweeter: “Repugnantes las declaraciones de la Casa Blanca y las sanciones del Senado, mientras los iraníes afrontan el terror sostenido por los clientes de los Estados Unidos. El pueblo iraní rechaza semejantes declaraciones americanas de amistad”.

El presidente Hassan Rouhani, que fue reconfirmado para un segundo mandato el mes pasado, hizo un llamado a la unidad, siendo que “combatir el extremismo, la violencia y el terrorismo” es “la necesidad más importante del mundo de hoy”. El líder supremo Ali Khamenei comentó los ataques afirmando que los mismos “no tendrán ni el más mínimo efecto sobre la voluntad del pueblo”.

Mensajes de apoyo llegaron del presidente ruso Vladimir Putin y del Ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al-Moallem.

Diversos iraníes temen que estos atentados puedan reforzar las miras bélicas de los radicales y de los Guardias de la revolución, que fueron derrotados en las elecciones presidenciales. 

IRAN_0608_-_Update_attentato.jpg