Beijing impone agentes propios en la nueva Terminal de Hong Kong

La línea de ferrocarril de alta velocidad, que unirá Kowloon con Guangzhou, debiera ser inaugurada en el próximo mes de septiembre. China continental ha pedido –y ha conseguido- gestionar una parte de la estación y los andenes. Los chinos tomarán las decisiones referidas a inmigración, aduana, cuarentena, control de fronteras y seguridad. Hong Kong se ocupará del mantenimiento de las vías.


Hong Kong (AsiaNews/Agencias) – Tras meses de encendido debate, el Consejo legislativo de Hong Kong aprobó un proyecto de ley que, en los hechos, permite que las autoridades de seguridad de China continental operen sobre el Territorio. La ex colonia británica, que regresó a la madre patria en 1997, teóricamente debiera ser protegida de las injerencias de Beijing hasta el año 2047.

El polémico proyecto se refiere a la línea de ferrocarril de alta velocidad que unirá la terminal occidental de Kowloon –península de Hong Kong – con Guangzhou, capital provincial del Guangdong. La construcción del tramo –un proyecto valuado en 11 millardos de dólares estadounidenses- permitirá reducir el tiempo necesario para cubrir el trayecto, que de las casi dos horas (actuales) pasará a ser menos de 50 minutos.

El problema surgió cuando las autoridades continentales aclararon que pretendían imponer la presencia de agentes de seguridad en la terminal, que fácticamente está situada en el territorio hongkonés. La decisión del Consejo utiliza el término “co-localización” para delinear la jurisdicción china: sin embargo, de hecho, y tal como han subrayado reiteradamente los diputados demócratas, se concede a Beijing una jurisdicción que es “casi total”.  

Desde septiembre del 2018, que es cuando se prevé la puesta en marcha de la línea ferroviaria, los agentes chinos manejarán por completo cerca de un cuarto de la terminal y los andenes de la estación: los vagones también estarán sujetos a las leyes chinas. En el área designada trabajarán funcionarios desempeñando tareas en los sectores de inmigraciones, aduana, cuarentena, control de fronteras y seguridad. El mantenimiento de las vías queda a cargo de Hong Kong.

La ley fue aprobada en la noche entre el 14 y el 15 de junio, con 40 votos a favor y 20 en contra. Los diputados de la mayoría –cercanos a Beijing- se justifican aludiendo a los “problemas de seguridad nacional”. Alvin Yeung Ngok-kiu, del Civic Party, considera, en cambio, que este acuerdo abre una caja de Pandora: “Llegarán otras leyes anticonstitucionales, que serán impuestas por Beijing sobre nuestra ciudad”.

HONG_KONG_-_0615_-_Ferrovia.JPG