Imames tunecinos: Riad usa el dinero del Hajj para financiar el terrorismo islámico
de Kamel Abderrahmani

Desde el domingo 19 al viernes 24 de agosto se realizará el Hajj. La peregrinación a La Meca es el quinto pilar de la fe islámica. En la celebración de 2017 han participado cerca de 2 millones de fieles. Algunos imanes tunecinos acusan a Riad de utilizar los ingresos de la peregrinación (cerca de 10 millones de dólares) para financiar al terrorismo. Y piden “anular la obligación de la peregrinación de este año”.


París (AsiaNews)- El Hajj es la peregrinación sagrada a La Meca que todo musulmán debe realizar al menos una vez en la vida. Es el quinto pilar del islam. El monto de los negocios millonarios alrededor de este evento es gestionado por Riad. Arabia Saudita está acusada de financiar, en parte con ingresos del Hajj, al terrorismo islámico y la guerra en Yemen. También por este motivo algunos imanes tunecinos han pedido suspender la obligación de la peregrinación por este año. A continuación, el comentario de nuestro colaborador, un estudiante musulmán.

En Túnez nacen imanes valientes e inteligentes. Ellos no son como aquellos que se encuentran en Argelia, en Marruecos, en Egipto y otros lugares en el mundo musulmán. A través de su unión sindical ellos han pedido al gran muftí de Túnez “que anule por este año la obligación de la peregrinación”, una decisión que aventaja a la población desde el punto de vista económico. De hecho, el costo del Hajj se volvió “siempre más caro” en estos últimos años. En Francia, por ejemplo cuesta entre unos 4.500 y 6.500 euros.

Sin embargo, el coraje de estos imanes los ha llevado a ir despacio con las acusaciones. De hecho, otro argumento que yo comparto es el siguiente. Ellos evocan dos problemas muy serios y muy delicados que lamentablemente no fueron tomados en consideración de los otros países de mayoría musulmana: la cuestión ideológica y la seguridad. Los imanes tunecinos han señalado que el dinero recogido “sirve para financiar las agresiones hacia otros países musulmanes”. Es más, según ellos sería más útil utilizar este dinero “para mejorar la situación socio-económico de Túnez”.

Este último argumento lo comparto en pleno. Cada peregrinación lleva a Arabia Saudita entre unos 10 y 12 mil millones de dólares. Una enorme fuente de rédito después de los hidrocarburos. El dinero recogido entra en un círculo de inversiones que va a reforzar el sector terrorista del reino. Pero la cuestión que se nos presenta hoy es: ¿por qué este dinero no es compartido con los pobres de los países musulmanes y con los países que sufren hambre? Sobre todo porque la mayor parte de aquellos que parten para La Meca son pobres que durante años han ahorrado el dinero para poder ir.

¿La peregrinación es un pilar del islam? Personalmente creo que sea uno de los pilares comerciales de Arabia Saudita. En otras palabras, el dios saudita es un comercio y una fe al mismo tiempo. Por esto pido a todos los otros países musulmanes boicotear la peregrinación y no contribuir a la muerte de sus hermanos yemenitas. Porque este dinero es utilizado para preparar “el ejército de Alá” contra los no creyentes yemenitas. Es necesario hacer d tal modo que ellos entiendan que este dinero es utilizado contra ellos; también para financiar al proselitismo wahabita en su país.

Saludamos a todas estas iniciativas de los imanes tunecinos y estamos junto a ellos contra el enemigo de la paz y el amigo del terrorismo islámico: el wahabismo. Con este dinero nosotros debemos construir hospitales, escuelas y universidades, para proteger a nuestros niños de la ignorancia y de una concepción retrógrada de la vida y de la religión.

hajj_tunisia.jpg