Seúl, ‘esperanza y entusiasmo’ por la cumbre intercoreana

Moon vuelve a Seúl después de haber hecho historia: es el primer líder surcoreano en dirigirse al pueblo del Norte: “Los coreanos somos un solo pueblo”. Corea sin armas nucleares. Antes de repartir, los dos líderes coreanos han visitado el monte Baekdu. La Iglesia celebra la fiesta de los Mártires coreanos. El p. Hammond: “Una respuesta a nuestras oraciones, ahora habrá más ayudas humanitarias”.

 


Seúl (AsiaNews)- Moon Jae-in vuelve a Seúl, donde la esperanza y el entusiasmo llenan los corazones de los surcoreanos. Emociones todavía vivas por la comunidad cristiana surcoreana, que justo hoy celebra la fiesta de sus propios mártires. Lo narra el p. Hammond, superior de Maryknoll, que desde hace años viaja a Corea del Norte con la Eugene Belle Foundation, llevando ayuda a los enfermos de tuberculosis fármacos resistentes.

Hoy, el presidente surcoreano Moon Jae-in volvió a Seúl, llevando consigo un regalo de Kim- los carísimos hongos “songyi”- y dejando en Corea del Norte un signo destinado a hacer historia. Ayer por la tarde, Moon fue el primer líder surcoreano que se dirigió directamente al pueblo del Norte. La ocasión fue dada por su presencia en los “Juegos de Massa”, en el estadio de Pyongyang-el más grande del mundo, que puede recibir hasta 150 mil personas. Moon se dirigió a los presentes, que lo han recibido con una gran ovación, un conmovedor discurso de 7 minutos. El presidente surcoreano había demostrado mucho respeto hacia la población del Norte cuando llegó, saludando al grupo que lo recibía con una inclinación de 90 grados, que ellos reservan sólo para su líder. Ayer, Moon se dijo estar lleno de esperanza para que los coreanos vuelvan a ser “un único pueblo”, como lo era antes de la guerra y que la península pueda liberarse “en un modo permanente” de todas las armas nucleares.
Un ulterior evento sin precedentes sucedió esta mañana. Ambos líderes coreanos, acompañados por sus respectivas esposas, caminaron juntos en el monte Baekdu. La montaña, que tiene un valor mitológico para los norcoreanos (se dice que allí haya nacido Kim Jong-il), se encuentra en la frontera con China y es la más alta y famosa de la península. Los ciudadanos surcoreanos pocas veces han recorrido los senderos en el lado norcoreano, mientras que el lado chino es a menudo meta de paseos. Hoy, los dos líderes se auguraron que en el futuro no lejano los surcoreanos podrán ir con total libertad.

Para el p. Hammond, todos estos son signos de gran esperanza. “Y en todos los noticieros, -afirma- las personas están muy felices porque existe una posibilidad para la paz. Es esencial. Después de todos estos años, se espera que podría firmarse un tratado de paz”
El misionero subraya que también la iniciativas deportivas y artísticas tienen un gran valor. “Pienso que sea importante porque debe iniciar de las personas. Es necesario establecer interrelaciones y creo que este sea el camino que quieren iniciar”.

“En este momento, todos comprenden que hay más esperanza para la reconciliación entre las personas del Sur y del Norte”. Ahora en Seúl se vive con mucho entusiasmo estos cambios que se van realizando “poco a poco”, en espera de ver qué sucederá en los próximos meses, también en el diálogo con el presidente Trump. Por parte de ellos, los EEUU se dicen disponibles a reiniciar los diálogos en cualquier momento.

Si hay una gran emoción entre los ciudadanos de Seúl, el entusiasmo es más palpable entre los cristianos. Desde siempre, la Iglesia surcoreana rezó por un futuro de paz en la península, como lo demuestra la oración a la Virgen escrita por el card. Andrea Yeom (v. Foto). “Setiembre es el mes dedicado a los mártires- explica el p. Hammond- y hoy es la fiesta de los mártires coreanos y de S. Andrés Kim. Parece providencial que todo este entusiasmo suceda en este día tan especial. Para mí es una gran respuesta a mis oraciones”.

“De aquí en más-concluye el misionero- todo está en manos de cada individuo y en particular de la Iglesia, para que alcance a los sufrientes del Norte y pueda llevar ayudas humanitarias a cada individuo norcoreano, en especial modo asistencia médica”.

 

COREA_-_0920_-_Summit_4.jpg COREA_-_0920_-_Summit_4.jpg COREA_-_0920_-_Summit_4.jpg COREA_-_0920_-_Summit_4.jpg