Estudio: El comercio con China hizo perder 3,4 millones de puestos de trabajo en EEUU

Un reporte del Economic Policy Institute, destaca que la pérdida de puestos de trabajo se ha dado coincidiendo con el ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio. China ha sacado ventajas de la manipulación del yuan, del bajo costo de su mano de obra y de la ausencia de un marco que regule los derechos laborales de sus trabajadores. Para el organismo, que se posiciona a favor de los sindicatos y de las familias de bajos y medianos ingresos, urge “restablecer un equilibrio en el comercio y en los flujo de capital” entre los dos países, para no terminar destruyéndose el uno al otro. 


Washington (AsiaNews) – El comercio de los Estados Unidos con China y el desequilibrio en la balanza comercial han provocado la pérdida de 3,4 millones de puestos de trabajo en los EEUU. Es cuanto afirma un reporte publicado por el Economic Policy Institute (EPI), una organización sin fines de lucro cuya casa central se encuentra en la capital estadounidense. El EPI se posiciona a favor de los sindicatos y una de sus preocupaciones es monitorear las políticas económicas a favor de las familias de bajos y medianos ingresos.

En el informe publicado ayer, el EPI subraya que la pérdida de puestos de trabajo en los EEUU se ha ido incrementando desde que China hizo su entrada a la Organización Mundial de Comercio, hace 17 años. En los últimos 10 años, se perdieron 1,3 millones de puestos de trabajo, con un incremento de 100 millardos de dólares en el desequilibrio comercial. La pérdida de puestos laborales se produjo, sobre todo, en el sector manufacturero, e incluso en algunos rubros en los cuales los EEUU solían estar a la vanguardia, como es el caso de las computadoras, la electrónica y la industria eléctrica.

El estudio se difunde precisamente en medio de la creciente guerra de aranceles entablada entre los EEUU y China. La administración Trump acusa a Beijing de llevar adelante prácticas injustas (manipulación del yuan, apoyo del gobierno a las exportaciones, coacción en la cesión de la propiedad intelectual) y pide que se restablezca un equilibrio en la balanza de pagos.

El reporte, a pesar de ser sumamente equilibrado en sus consideraciones, parece justificar las críticas de Trump. “La prácticas comerciales distorsionadas de China –se afirma en el documento-, ayudadas por la manipulación de la moneda, y por la no adecuación [llegando incluso] a la supresión de los derechos de los trabajadores y de sus salarios, han producido una oleada de dumping en las importaciones, sostenidas por el Estado, que supera con creces el crecimiento de las exportaciones de los EEUU hacia China”.

El desequilibrio en la balanza comercial también ha tenido un impacto negativo sobre los salarios en los EEUU. El reporte dice que ello ha producido “una pérdida neta para los operarios, que han tenido que cambiarse de trabajos con salarios altos en las industrias que competían con las importaciones, a trabajos con salarios bajos, en industrias que se dedican a la exportaciones”. ,

Para el EPI, lo ideal no es continuar con la guerra de aranceles; sin embargo, “las relaciones comerciales entre los EEUU y China necesitan cambiar en aspectos fundamentales”. En este momento, las dos naciones se encuentran “paralizadas en ciclos económicos destructivos e interdependientes; mientras que ambas podrán ganar a partir del restablecimiento de un equilibrio en el comercio y en los flujos de capital”. 

Cina-_Shanghai_port.jpg