Teherán, autoridades islámicas contra los perros: prohíben pasearlos por calles y parques

La medida se enmarca en la campaña orientada a evitar la tenencia del animal. Para los religiosos, es un símbolo del estilo de vida occidental y de la época del Shah. Cinco años atrás, circuló un proyecto de ley que preveía duras multas y el castigo corporal para quien sacaba a pasear un perro. 


Teherán (AsiaNews) – La capital iraní ha prohibido el paseo de perros en espacios al aire libre, en el marco de una campaña lanzada por la administración pública, orientada a desalentar la tenencia del animal considerado el mejor amigo del hombre. Poseer un animal doméstico -y en particular, perros- y llevarlos de paseo devino un elemento controvertido desde 1979, el año de la Revolución islámica, que condujo al poder a los ayatolás, guiados por Khomeini.

En el pasado, los propietarios de perros han visto confiscar sus animales por parte de las autoridades de seguridad pública.

El jefe de la policía de Teherán, Hossein Rahimi, confirmó que recibió “el permiso por parte de la fiscalía general” y que “se tomarán medidas” contra cualquiera que “camine con perros en los espacios públicos”. La disposición también comprende las áreas reservadas, “como los parques”.  

Al ser interpelado por la agencia de jóvenes periodistas, el responsable de seguridad de la capital afirma que la prohibición que rige sobre los perros se debe a los sentimientos “de miedo y ansiedad” que estos generan entre el público. Activistas y ciudadanos comunes se refieren a la medida calificándola como draconiana, con una salvedad adicional: no se podrá conducir con perros a bordo del vehículo.

“Está prohibido –subraya Rahimi- llevar a perros en el automóvil y pasearlos por la ciudad. En caso de faltar a la norma, se tomarán duras medidas contra los transgresores”.  

No sólo los perros con considerados “impuros” por las autoridades islámicas iraníes: además, consideran la posesión del animal como un símbolo del estilo de vida occidental característico de la época monárquica, y archivado con el ascenso de los líderes religiosos al poder. En el año 2010, el ministerio de Cultura iraní y guía islámica prohibió todas las formas de publicidad de productos  dedicados a los animales de compañía. Cinco años atrás, en el Parlamento se discutió un proyecto de ley que preveía duras multas e incluso el castigo corporal para cuantos sacaran a pasear perros.

La medida que encierra al animal entre los muros domésticos no ha creado mayor estruendo en la web ni en las redes sociales, donde la cuestión parece haber pasado bajo un manto de silencio. Entre los contados comentarios al respecto, se cuenta el de un ciudadano, que en Twitter preguntó si, a futuro, las personas deberán “sacar a pasear los camellos”. 

IRAN_-_cani_al_bando.jpg