Nuevo escándalo en la Salud china: plasma contaminado con HIV

Las autoridades interrumpen el uso de la inmunoglobulina producida por la compañía Shanghai Xinxing Pharmaceutical. Según Beijing, no hay ningún paciente que haya contraído el virus luego del tratamiento. Temor por la seguridad de los fármacos producidos por el Estado: en los últimos meses, los casos de las vacunas contra la rabia y la poliomielitis.  


Beijing (AsiaNews) – Un lote de más de 12.000 productos para el tratamiento del plasma sanguíneo, fabricados por una empresa farmacéutica estatal, resultó estar contaminado por el virus de inmunodeficiencia humana (HIV/SIDA). La Comisión Nacional de Salud (NHC) anunció ayer que ha procedido a intimar a las instituciones médicas del país a fin de interrumpir el uso de la partida de inmunoglobulina por vía endovenosa, producida por Shanghai Xinxing Pharmaceutical.

Medios locales informan que el número de lote contaminado es el 20180610Z y comprende 12.229 ampollas conteniendo 50 ml de plasma, con fecha de vencimiento 8 de junio de 2021. Según un representante del Centro provincial de control de enfermedades de Jiangxi, aparentemente no hay ningún paciente que haya contraído el virus del HIV/SIDA. Citando la opinión de expertos, el NHC declara que el riesgo de infección de HIV es muy bajo para aquellos que se han sometido al tratamiento. Sin embargo, el ente dispuso un programa de monitoreo. La empresa Shanghai Xinxing Pharmaceutical ha recibido la orden de suspender la producción de productos y de poner en marcha una llamada de emergencia.  

Este constituye tan solo en último de una serie de escándalos que han envuelto al sistema de salud chino en los últimos meses. El 2 de febrero pasado, las autoridades tomaron medidas disciplinarias severas (despido o degradación de categoría) contra más de 80 funcionarios vinculados al escándalo de vacunas contra la rabia. En el 2018, el caso alimentó el temor de la opinión pública acerca de la seguridad de los fármacos que se producen a nivel nacional. En octubre, la empresa farmacéutica Changchun Changsheng Biotechnology fue condenada a pagar una multa de 1,3 millardos de dólares: se comprobó que había falseado las fechas de vencimiento de las vacunas y las había mezclado con otros productos vencidos.

Además de resaltar la corrupción y la falta de controles, los expertos ven en el proteccionismo una de las causas de la pobre calidad de los productos medicinales: los controles y la burocracia alejan del mercado a las compañías extranjeras. El mes pasado, la policía inició una investigación en la provincia oriental china de Jiangsu, tras verificar que cuando menos 145 niños habían recibido vacunas contra la polio que estaban vencidas. Exigiendo explicaciones, cientos de padres protestaron frente al Centro sanitario de Lichen, en el condado de Jinhu, situación que culminó en enfrentamientos con la policía. Luego de la investigación, las autoridades despidieron del Partido a 17 representantes de gobierno.

CINA_-_0207_-_Plasma.png