Papa: nuevas normas para la protección de los menores.

Francesco emitió tres disposiciones para el Estado del Vaticano, extensivas a la Curia. para "fortalecer aún más el marco institucional y regulatorio para prevenir y combatir los abusos contra los niños y las personas vulnerables".

 


Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - El Papa Francisco creó una nueva ley para el Estado del Vaticano, que se extiende a la Curia, para "fortalecer aún más el marco institucional y regulatorio para prevenir y combatir los abusos contra los niños y las personas vulnerables".

Hay tres documentos que establecen principios y reglas para la protección de los menores y de aquellos que se les asimilan debido a limitaciones físicas o mentales. Se parte de la afirmación del deber de la Iglesia de "acoger generosamente a los menores y las personas vulnerables y crear un entorno seguro para ellos, teniendo como prioridad sus intereses" para establecer principios penales contra quienes cometen abusos, reglas para defensa y protección de las víctimas y también para la contratación de personal y el comportamiento de los trabajadores pastorales que se ocupan de los menores.

Por lo tanto, para "prevenir todas las formas de violencia o abuso físico o mental, de negligencia, de abandono, de maltrato o de explotación", el Papa pide que "todos deben ser conscientes del deber de informar los abusos a las autoridades competentes y cooperar con ellos en actividades de prevención y cumplimiento”. Un deber que es "una obligación", que debe cumplirse "sin demora" por los funcionarios públicos del Vaticano.

Los abusos también se procesarán de oficio, es decir, sin que sea necesaria una queja, y la prescripción "es de veinte años y comienza, en caso de ofensa a un menor, cuando éste cumpla la edad de dieciocho años". Pautas guías para el comportamiento de los trabajadores pastorales.

Con respecto a las víctimas, la nueva legislación establece que a las víctimas y sus familias se les ofrecerá "atención pastoral adecuada, así como un apoyo espiritual, médico, psicológico y legal adecuado". En este contexto, existe el "servicio de acompañamiento" que, además de ofrecer un punto de escucha, garantiza asistencia médica y social a las víctimas y sus familias.

En la lógica de la prevención se encuentran los "programas de capacitación para el personal de la gobernación sobre los riesgos en términos de explotación, abuso sexual y maltrato infantil, así como los medios para identificar y prevenir estos delitos y la obligación de informar" organizados. por la Oficina de Trabajo de la Sede Apostólica junto con el Servicio de Acompañamiento. Y también por el hecho de que “en la selección y contratación del personal de la Gobernación, así como de aquellos que colaboran voluntariamente, debe ser tenida en cuenta la idoneidad del candidato para interactuar con menores”.

También son de gran alcance todos los principios relativos a las actividades pastorales que involucran a menores. Su protección "debe tener un carácter prioritario". Por lo tanto, en el curso de sus actividades, los trabajadores pastorales deben "usar la prudencia y el respeto en relación con los niños", "proporcionarles modelos de referencia positivos", "ser visibles para los demás siempre que estén en presencia de niños", "informar al responsable de cualquier comportamiento potencialmente peligroso". También deben "respetar la esfera de privacidad del niño" e "informar a los padres o tutores sobre las actividades que se proponen y lo relativo a los métodos organizativos". Los trabajadores pastorales también están obligados a "usar la debida prudencia para comunicarse con los menores, incluso por teléfono y a través de las redes sociales [social network]".

A los trabajadores pastorales también les está estrictamente prohibido "infligir castigos corporales de cualquier tipo", "establecer una relación preferencial con un solo niño", "dejar a un niño en una situación potencialmente peligrosa para su seguridad mental o física". También está prohibido "contactar a un menor de manera ofensiva o participar en un comportamiento inapropiado o sexualmente sugestivo" y "discriminar a un menor o un grupo de niños". A los trabajadores pastorales se les prohíbe "pedir a un niño que guarde un secreto" y "darle regalos a un niño discriminando al resto del grupo". Finalmente, está prohibido "fotografiar o filmar a un niño sin el consentimiento por escrito de sus padres o tutores" y "publicar o difundir, incluso a través de la web o social network, imágenes que retratan a un niño de una manera reconocible sin el consentimiento de los padres o tutores".

Finalmente, los lineamientos enfatizan que el imputado tiene "el derecho a un juicio justo e imparcial, respetando la presunción de inocencia" y que "cualquier persona declarada culpable de cometer uno de los delitos mencionados en la Ley de protección de menores y personas vulnerables, "serán retirados de sus funciones". Sin embargo, se le ofrecerá "apoyo adecuado para la rehabilitación psicológica y espiritual, así como para el propósito de la reintegración social".

 

 

firma.png