En Jining y Hanzhong, primeros dos obispos electos tras el Acuerdo China-Santa Sede. Sin mayores novedades
de Sergio Ticozzi

Para Jining fue elegido el p. Antonio Yao Shun; para Hanzhong, el p. Stefano Xu Hongwei. Ambos ya habían sido elegidos por la Santa Sede años antes. Las dos elecciones se realizaron en un hotel, bajo el total control de las autoridades locales civiles, con un único candidato impuesto. No parece necesario que los preseleccionados deban ser presentados al Papa para su aprobación y nombramiento. Quizás por pura formalidad.

 


Hong Kong (AsiaNews) - El 9 de abril, en la diócesis de Jining (Wumeng), en Mongolia interior, fue elegido como candidato episcopal el ex-vicario general el Rev. Antonio Yao Shun, de 54 años. La ceremonia se realizó en un hotel, bajo el total control de las autoridades locales civiles, pero presidida por Mons. Meng Qinglu, obispo de Hohhot, la capital provincial. El Rev. Yao era el único candidato propuesto y fue votado por 29 sacerdotes, 4 religiosas y 10 laicos.

El 11 de abril, en Hanzhong (Shaanxi), el Rev. Stefano Xu Hongwei, de 44 años  párroco de la catedral, fue elegido candidato en un hotel bajo el total control de las autoridades locales civiles. Los votantes, presididos por Mons. Dang Mingyan, obispo de la capital provincial, Xi’an, había 23 sacerdotes, 3 religiosas y 23 laicos, de los cuales algunos propuestos por el gobierno y el candidato, también aquí el único, obtuvo 52 votos.

El procedimiento de ambas elecciones fue similar: se realizaron en un hotel, bajo el total control de las autoridades locales civiles; presidido por el obispo de la capital provincial, con el clero diocesano, representantes de religiosas y laicos como votantes, con un solo candidato. Pero, ambos ya habían sido aceptados por la Santa Sede antes del Acuerdo provisorio entre Vaticano y China.

Si bien fueron las primeras elecciones de candidatos episcopales después del Acuerdo, ellas no muestran novedades, dado que los candidatos ya habían sido aprobados por la Santa Sede y había un solo candidato impuesto. La elección por lo tanto resultó bastante formal y poco democrática, además de ser conducida en todo según el procedimiento que se realizaba antes del Acuerdo. No parece haya necesidad que el único candidato sea presentado al Papa para la aprobación y el nombramiento o si viene hecho, será sólo por pura formalidad.

Se esperaba que el procedimiento para las nuevas elecciones de los candidatos episcopales revelase claramente los detalles del contenido ‘secreto’ del Acuerdo, pero dada la particularidad de estas elecciones, no lo ha manifestado y los detalles del contenido del Acuerdo continúan siendo secretos.

Pero, el procedimiento seguido manifiesta algunos elementos problemáticos: el evento fue realizado bajo el total control de las autoridades civiles y en un ambiente secular, casi como un acontecimiento civil; si bien haya sido llamada elección democrática, de hecho no lo fue, como tampoco no fue realizada según las exigencias del derecho canónico.

De positivo está el hecho que las autoridades chinas aceptaron y apoyaron al candidato que ya la Santa Sede había aprobado y de ésto debemos agradecer al Señor. Podría ser el único efecto positivo del Acuerdo, pero si bien también antes del Acuerdo sucedieron decisiones similares por parte de las autoridades civiles.

China_Eucharistic_adoration.jpg