Carrie Lam y Hong Kong, un ‘diálogo’ sin fruto
de Paul Wang

Un encuentro entre la jefa del ejecutivo y 130 personas del público se realizó ayer por la tarde en el Queen Elizabeth Stadium en Wan Chai. Carrie Lam se asumió muchas responsabilidades, pero no respondió a las “cinco preguntas” que el movimiento continúa pidiendo, la primera entre todas una investigación independiente sobre las violencias de la policía. Se prepara un fin de semana de manifestaciones.

 


Hong Kong (AsiaNews) – La primera sesión de diálogo con la población de Hong Kong, tenida por la jefa del ejecutivo Carrie Lam, se concluyó sin ningún fruto en el Queen Elizabeth Stadium en Wan Chai. Para buscar “una vía de salida” a las tensiones que desde hace más de 3 meses afligen al territorio, Lam inició ayer por la tarde una serie de encuentros con la población que “libremente” puede expresar críticas y hacer pedidos. Pero la insatisfacción de público superó los tímidos pasos de la jefa del ejecutivo, que tuvo que esperar 4 horas antes de poder dejar el estadio, rodeado por miles de manifestantes que bloqueaban las calles.

El encuentro se realizó a las 19 y continuó por dos horas y media. Sobre los cerca de 20 mil que habían pedido online poder participar, el gobierno eligió 130. Para entrar al estadio tuvieron que pasar a través de los metal detector, con la prohibición de llevar consigo yelmos, paraguas y otros instrumentos de protesta. A alguno se le permitió llevar una mascarilla en la boca.

Carrie Lam se asumió muchas responsabilidades por haber causado la situación incandescente de la ciudad, pero no hizo ninguna concesión sobre las 5 preguntas que el movimiento anti-extradición continúa proclamando. Entre todas está el pedido de una investigación independiente sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía, a la cual Lam respondió reafirmando-como ya lo hizo otras veces- que existe ya 

De las 30 intervenciones-cada uno tenía 3 minutos de palabra- cerca de la mitad subrayó la urgencia de la investigación independiente.

En compensación, Lam prometió que el centro de detención de San Uk Ling, cerca de la frontera con China, no se utilizará más. Muchos arrestados denunciaron las condiciones de encarcelamiento y la actitud violenta de los policías contra ellos. 

Al final del encuentro, muchos participantes cantaron el eslogan: “Cinco preguntas, ni una menos”.

Mientras tanto. Hong Kong se prepara para un nuevo fin de semana de protestas. El Civil Human Rights Front – que en los meses pasados propuso marchas en las cuales han participado millones de personas-obtuvo el permiso de la policía para realizar un encuentro mañana por la tarde en el Tamar Park, cerca del Parlamento, para recordar el quinto aniversario del movimiento Occupy Central. Otras manifestaciones se esperan para el domingo 29 y para el 1° de octubre, fiesta nacional de China, que este años celebra los 70 años de la República popular china.

 

HK-Lam_meeting.jpg