Washington, sanciones contra los chinos que interfieran en la sucesión del Dalai Lama

El proyecto de ley fue votado por mayoría en la Cámara de Representantes del Congreso. Autoriza el bloqueo de cuentas bancarias y de movimiento de funcionarios de Beijing. La elección del futuro líder del budismo tibetano "pertenece sólo a la comunidad tibetana de fe budista". El recuerdo del 11º Panchen Lama, detenido "arbitrariamente" desde 1995.


Washington (AsiaNews/Agencias) - La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó una ley que autoriza la imposición de sanciones a los chinos que puedan interferir en la sucesión del Dalai Lama, el líder espiritual del budismo tibetano. El proyecto de ley de política y apoyo al Tíbet fue aprobado ayer por una abrumadora mayoría, con 392 votos a favor y 22 en contra.

El proyecto de ley está firmado por James P. McGovern, representante de los demócratas en la Cámara. Reautoriza la Tibetan Policy Act d de 2002. Si también se aprobara en el Senado y fuera firmado por el presidente Donald Trump, permitiría la aplicación de sanciones económicas como la congelación de las cuentas bancarias en los Estados Unidos y las restricciones a la entrada de funcionarios de Beijing a suelo estadounidense.

La norma confirma una posición reiteradamente reivindicada por Tenzin Gyatso, 14º Dalai Lama, y negada por Beijing: el hecho de que el proceso "relativo a la identificación y el asentamiento de los dirigentes del budismo tibetano, incluido el futuro 15º Dalai Lama, es un asunto que incumbe exclusivamente a la comunidad tibetana de fe budista, de conformidad con el derecho inalienable a la libertad religiosa".

El texto define como "arbitraria" la detención por parte de Beijing de Gedhun Choekyi Nyima, un niño de seis años que fue identificado como el 11º Panchen Lama "con el único propósito de intronizarg su propio candidato". El "número dos" del budismo tibetano fue secuestrado junto con su familia el 17 de mayo de 1995, tres días después de que el actual Dalai lo reconociera como Panchen Lama. Para el budismo tibetano, el Panchen Lama es importante porque tiene la tarea de reconocer el nuevo renacimiento del Dalai Lama después de su muerte.

Desde su desaparición, no ha habido noticias de él. Si todavía estuviera vivo, Nyima tendría hoy 30 años. En respuesta a la interferencia de Beijing, Tenzin Gyatso ha teorizado en los últimos años que podría ser el último Dalai Lama o que su reencarnación podría ser elegida por una especie de "cónclave" compuesto por los principales abades budistas de la diáspora.

 

 

USA_-_CINA_-_TIBET_-_0129_-_Dalai_Lama.jpg