Papa: la fe o es misionera o no es fe

“La fe siempre te lleva a salir de ti mismo. Salir. La transmisión de la fe; la fe debe ser transmitida, debe ser ofrecida, especialmente con el testimonio:"Vayan, que la gente vea cómo viven". Introduciendo la celebración invitó a rezar juntos hoy por los que realizan los servicios fúnebres. Es tan doloroso-dijo- tan triste lo que hacen, y sienten el dolor de esta pandemia tan cerca”.

 


Ciudad del Vaticano (AsiaNews) –Cada cristianos es misionero y “la fe o es misionera o no es fe”, “no es una cosa sólo para mí,  debe ser transmitida, debe ser ofrecida, especialmente con el testimonio”. El mandato misionero dado por Jesús a los apóstoles en el momento de despedirse de ellos (Mc 16, 15-20) estuvo en el centro de la homilía del Papa Francisco en la misa celebrada esta mañana en la Casa Santa Marta.

Introduciendo la celebración invitó hoy a rezar por aquellos que sufren por la pandemia. Hoy el pensamiento fue “por las personas que realizan los servicios fúnebres. Es tan doloroso-dijo- tan triste lo que hacen, y sienten el dolor de esta pandemia tan cerca”. 

En la homilía, recordó que “Hoy la Iglesia celebra a San Marcos, uno de los cuatro evangelistas, muy cercano al apóstol Pedro. El Evangelio de Marcos fue el primero en ser escrito. Es sencillo, un estilo simple, muy cercano”. 

Al final, Marcos narra que Jesús, “antes de partir, cuando se apareció a los Once, le dijo: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura". Está la misionariedad de la fe. La fe es misionera o no es fe. La fe no es una cosa sólo para mí, para que yo crezca con fe: esto es una herejía gnóstica. La fe siempre te lleva a salir de ti mismo. Salir. La transmisión de la fe; la fe debe ser transmitida, debe ser ofrecida, especialmente con el testimonio: "Vayan, que la gente vea cómo viven"

“Y si falta la misionariedad. Porque en la raíz falta la convicción: "Sí, soy cristiano, soy católico, pero...". Como si fuera una actitud social. En el carné de identidad te llamas así, así, y "soy cristiano". Eso es un dato en la tarjeta de identidad. Eso no es fe. Esto es algo cultural. La fe necesariamente te hace salir, te lleva a darla, porque la fe se transmite esencialmente. No es quieta. "Ah, ¿quiere decir, Padre, que todos tenemos que ser misioneros e ir a países lejanos?" No, eso es parte de la misionariedad. Esto significa que si tienes fe debes necesariamente salir de ti, debes salir de ti, y mostrar socialmente la fe. La fe social es para todos: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. Y esto no significa hacer proselitismo, como si yo estuviera en un equipo de fútbol o fuese una sociedad de beneficiencia. No, la fe es "nada de proselitismo". Es hacer ver la revelación, para que el Espíritu Santo pueda actuar en la gente con el testimonio, y como un testigo con el servicio. El servicio es un modo de vivir: si digo que soy cristiano y vivo como un pagano, ¡no va! Esto no convence a nadie. Si digo que soy cristiano y vivo como tal, eso atrae. Es el testimonio.

En la transmisión de la fe-agregó además- el Señor estará siempre con nosotros. En la transmisión de la fe, siempre está el Señor con nosotros. En la transmisión de la ideología habrá maestros, pero cuando tengo una actitud de fe que debe ser transmitida, está el Señor que me acompaña. Nunca, en la transmisión de la fe estoy solo. Está el Señor conmigo que transmite la fe. Lo prometió: "Estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo".

Pidamos al Señor-concluyó- que nos ayude a vivir nuestra fe de esta manera: fe de puertas abiertas, una fe transparente, no "proselitista", sino que haga ver: "Pero yo soy así". Y con esta sana curiosidad, ayude a la gente a recibir este mensaje que los salvará.

 

F___S._Marta_R_3.jpg