Después de la pandemia, reabren las iglesias en China. Pero con muchas dificultades
de Wang Zhicheng

A causa de la pandemia estaban cerradas desde hace casi 5 meses. Las iglesias son las últimas en ser reabiertas, después de industrias, restaurantes, cines, mercados ambulantes. Son necesarios permisos de todos los niveles de autoridad y garantías sobre las medidas sanitarias de prevención. Las preguntas sobre la libertad religiosa, sobre los obispos que callan y sobre el Vaticano. 

 


Beijing (AsiaNews)- El gobierno chino difundió el aviso que será posible reabrir las iglesias al culto después de casi 5 meses de clausura a causa de la pandemia. Pero los trámites burocráticos y las condiciones para la reapertura hacen muy difícil el retorno de los edificios sagrados al servicio de los fieles.

Cuando el 23 de enero China decretó el aislamiento de Wuhan (epicentro de la pandemia de Covid-19) y luego poco a poco a las otras provincias del país, a las iglesias fue ordenado inmediatamente la clausura. Sacerdotes y fieles tuvieron que recurrir a misas online, rituales, indicaciones para santificar el precepto festivo sin la misa, oraciones en familia, etc.

Desde inicios de marzo. el país se puso en movimiento, volviendo a abrir industrias, restaurantes, y hasta cines, mercados ambulantes. Para las iglesias se tardó hasta junio. Pero, también ahora, las condiciones para volver abrirlos para los fieles son extenuantes.

El p. Paolo, un sacerdote de China central, lamenta. “Para abrir la iglesia debemos recibir los permisos de las autoridades a todo nivel: de pueblo, de ciudad y esto requiere tiempo y viajes. Además debemos preparar la iglesia ya sea para recibir a los fieles ya sea para garantizar las condiciones sanitarias”. Los edificios sagrados pueden de hecho ser reabiertos sólo a condición que las parroquias garanticen medidas de prevención de la pandemia cuales el control de la temperatura, mascarillas, desinfectantes, recorridos, etc.

En algunas provincias, como en Sichuan, para reiniciar los cursos de catecismo se necesita un permiso especial. En otras provincias, la Asociación patriótica exige que la reapertura se haga con prédicas sobre el amor a la patria y con cantos patrióticos, según las reglas establecidas por los Nuevos reglamentos sobre las actividades religiosas, que exigen “sinización” y “patriotismo” hacia el Partido comunista chino para cada gesto religioso. 

“Cierto- continúa el p. Paolo-celebrar la misa con el pueblo es muy importante y más significativa que asistir online, pero me pregunto: ¿Tenemos realmente libertad de religión, como predica la Constitución? La religión parece que no nos pertenezca; ella pertenece al Partido. Pero, nuestros obispos, que gozan de los favores y de los beneficios que el Partido les concede, ¿siempre debemos callar? Y el Vaticano, que firmó el Acuerdo provisorio hace 2 años, ¿se da cuenta de esto?”.

 

CINA-_Chiesa_san_Giuseppe_-_BJ.jpg