Bangladés tiene 21 diáconos nuevos, un signo de que crecen las vocaciones religiosas
de Sumon Corraya

Algunos sacerdotes y religiosos del Bangladés trabajan en el exterior como misioneros y otros irán a extranjero en el futuro próximo. Sin embargo, hace 30 años, la Iglesia Católica de este país tuvo la ayuda de varios grupos misioneros internacionales como el PIME, los Javerianos y los sacerdotes y religiosas de la Santa Cruz.


Daca (AsiaNews) - Son días benditos para la Iglesia Católica del Bangladés, ya que tiene 21 nuevos diáconos. Además, serán ordenados otros 3 seminaristas que se encuentran en el exterior por motivos de estudio. 

Bangladés es un país con población mayoritaria musulmana y una pequeña comunidad cristiana. Los católicos suman alrededor de 390.000 personas. El único seminario nacional es el Seminario mayor del Espíritu Santo cuya sede está en Banani, en la capital, Daca, donde estudian 125 seminaristas. 

Los diáconos ordenados son estudiantes de este seminario. 

Hoy, seis seminaristas de la Holy Cross fueron ordenados como diáconos en el Seminario de Teología de la Holy Cross en Rampura de Daca. Los otros seminaristas provienen de seis diócesis más. 

Es la primera vez que sucede algo así en el país, con casi 24 seminaristas que se vuelven diáconos. Para algunos sacerdotes, parecen ser bendiciones de Dios Todopoderoso. 

Dos de los seminaristas, ahora flamantes diáconos, provienen de la diócesis de Barisal. El Padre Anol Terence D 'Costa, un sacerdote de Barisal que ha participado en un programa de formación para diáconos, conversa con AsiaNews y comenta: “la Iglesia Católica parece ser bendita porque hay jóvenes que asisten al seminario y se vuelven sacerdotes y esto es un buen signo. La vocación religiosa del país es suficiente. Estamos muy contentos. Parece que también han colaborado a ello los padres, docentes, sacerdotes y religiosas. “Los jóvenes están obteniendo una buena formación en su familia, con los sacerdotes y las religiosas, y entonces (los jóvenes) entran en la vida religiosa”. 

El sacerdote explica que generalmente, cada año, la ordenación de los diáconos tiene lugar en el Seminario Mayor del Espíritu Santo, en Daca. Sin embargo, por la pandemia y la cuarentena, esta vez se ha llevado a cabo en la diócesis de origen de los seminaristas. “Ahora, los diáconos ayudarán a los sacerdotes en sus diócesis, siguiendo las directivas de los obispos. Estamos ayudando a los necesitados durante esta pandemia de coronavirus, y los diáconos participarán de esta labor, inclusive de la visita a las familias y de la pastoral”, continúa el padre Aol.

Algunos diáconos recientemente ordenados contaron cómo descubrieron su vocación y los sentimientos religiosos. “Mis padres y mis parientes me impulsaron a hacerme cura. Su aliento que ayudó a ingresar al seminario y hoy me he convertido en diácono y estoy muy feliz. El deseo de mi familia se cumplió”, dijo el diácono Lanard Rozario, originario de la parroquia Tumilia, de la arquidiócesis de Daca. 

Es similar la historia del diácono Richard Babu Haider, de la parroquia de Narikelbari, perteneciente a la diócesis de Barisal. En diálogo con AsiaNews, dice: “Tuve el deseo de ser sacerdote desde mi infancia, y espero estar en la fase final para llegar a mi destino. Mi mamá y mi abuela fueron un gran aliento para mí. Pude seguir con la mirada la vida de un cura local, el padre Sylvester, quien me inspiró a ser religioso”. Dedicó su vida a Dios Todopoderoso, como servidor de Jesucristo. “Trabajaré por todas las personas de fe, para ocuparme de su vida espiritual”. 

El seminarista Anil Ignatius Marandy fue ordenado diácono en la diócesis de Rajshahi. Dice que además de la pastoral de la parroquia, quiere dedicarse a los presos en las cárceles, a los operarios y los niños. 

El obispo local, el Card. Gervas Rozario, celebró la misa de ordenación. En la homilía dijo que “Como diácono, deberán estar al servicio de aquello que esté bajo su responsabilidad. Deberán trabajar siguiendo lo que sirve a Dios. No hay necesidad de hacernos felices a nosotros, sino que [se trata] de ser fieles a Dios”.  El obispo expresó sus mejores deseos a los diáconos recién ordenados.  

Las vocaciones religiones masculinas de la Iglesia Católica del Bangladés son suficientes. Sin embargo, en esta era súper moderna de la globalización, las vocaciones femeninas están en franco declive. 

Algunos sacerdotes y religiosas del Bangladés trabajan en el exterior como misioneros y en el futuro otros seguirán este mismo camino. Sin embargo, hace 30 años, la Iglesia Católica de este país tuvo la ayuda de varios grupos misioneros internacionales como el PIME, los Javerianos, los sacerdotes y religiosas de la Santa Cruz. Ahora son pocos, y el número de sacerdotes y religiosas locales constituye la mayoría.

Bangladesh_get_21_boost_religious_vocation_(5).jpg