Se derrumban las inversiones en la Belt and Road Initiative

Según el China Global Investment Tracker, en el primer semestre se detuvieron en 20,6 millardos de euros. El año pasado, Beijing había invertido 106 millardos en las “nuevas Vías de la Seda”. La pandemia empeoró la tendencia negativa. Muchos proyectos BRI en África y Asia están parados o sufrieron un fuerte disminución del ritmo de trabajo.

 


Beijing (AsiaNews) – En los primeros meses del año, las inversiones en la Belt and Road Initiative (BRI) se derrumbaron en 20,6 millardos de euros, lo reporta el China Global Investment Tracker. El año pasado, Beijing invirtió en total 93 millardos de euros en el mega proyecto con el cual quiere convertirse en el centro de gravedad del comercio global.

La crisis pandémica empeoró la tendencia negativa. De hecho, en 2018, las inversiones del gigante asiático en las “nuevas Vías de la seda” habían alcanzado los 110,4 millardos de euros. Para los analistas, la disminución de la Belt and Road tuvo una ralentización del crecimiento económico chino, al creciente conflicto entre China y EEUU y en la dramática situación debitoria de muchas naciones socias de la iniciativa.

Las restricciones impuestas por Beijing también pesan. Las instituciones financieras del gigante chino (como el China Development Bank y el China Exim Bank) vinculan la concesión de los préstamos en los proyectos BRI a la participación de empresas chinas y exigen para un dado proyecto el uso de un cierto porcentaje de materiales y componentes provenientes de China.

Las autoridades chinas proporcionaron ayer números inferiores. Según Beijing, entre enero y junio las inversiones productivas en el ámbito de la BRI han tocado los 7,1 millardos de euros, en crecimiento del 19,4% respecto al mismo período de 2019. Pero, en el cálculo, no se cuentan las inversiones de naturaleza societarias para la adquisición de compañías extranjeras o de sus cuotas societarias, que para el China Global Investment Tracker tuvieron una grave caída. 

Muchos proyectos BRI en África y en Asia están parados o sufrieron una fuerte disminución del ritmo de trabajo por efecto de la pandemia de coronavirus. El mes pasado, Wang Xiaolong, director del departamento Asuntos económico-internacionales del ministerio de Exteriores, admitió que un quinto de los proyectos tuvo un serio contragolpe; el 40% está en dificultad y el 30-40% fue afectado en modo limitado.

Con el Covid-19 que continúa reclamando víctimas en muchos países y los efectos recesivos que derivan para la economía global, parece casi imposible que China pueda alcanzar los niveles de inversión en el extranjero de los años pasados.
 

Ethiopia-railway.jpg