Concluye el Sínodo siro-malabar: llamado a sostener a los nuevos pobres del Covid-19
de Biju Veticad

El encuentro fue online, a causa del protocolo de seguridad por la pandemia. Participaron 61 obispos del mundo entero. Instan a los fieles “a incrementar las capacidades productivas de la nación, apoyando las actividades agrícolas e industriales”. Colaborar con el gobierno para sostener a los indigentes, prescindiendo de cuál sea la religión o casta de pertenencia. Desde que comenzó la pandemia, la Iglesia siro-malabar ha donado 6,2 millones de euros para los pobres.


Ernakulam (AsiaNews) – En la tarde de ayer se concluyó la segunda sesión del XXVIII Sínodo Siro-malabar, en la cual se constató el compromiso de la Iglesia hacia los pobres azotados por la pandemia, y se debatió al respecto.

La primera sesión del sínodo fue del 7 al 15 de enero del 2020; la segunda, se planeó del 15 al 21 de agosto. A causa de los protocolos de seguridad contra la epidemia, el Sínodo se realizó online. Participaron 61 de los 64 obispos siro-malabares presentes en el mundo, que acudieron de lugares que van desde Toronto a Sidney, Roma y Gran Bretaña, además de los obispos de Kerala y de otras diócesis indias. 

En la inauguración del evento tomó la palabra el arzobispo mayor de la Iglesia siro-malabar, el Card. George Alencherry, quien subrayó que ya es tiempo de hacer cambios fundamentales en el cuidado pastoral de los fieles. 

Muchas intervenciones manifestaron cuánto ha hecho la Iglesia por los fieles y por la población durante la pandemia. Sin embargo, el punto central fue cómo afrontar la situación socio-económica de la población debido a la epidemia de coronavirus. 

“La preocupación de la Iglesia – dijo el card. Alencherry – debe ser el desarrollo integral de los fieles”. El purpurado recomendó a los obispos concentrarse en colaborar con el gobierno - por ejemplo, en la hospitalidad y en la cuarentena, en el caso de los expatriados - pero también ayudar a garantizar la seguridad económica de los fieles. “Debemos instar a nuestros fieles a incrementar las capacidades productivas de la nación, sosteniendo las actividades agrícolas e industriales”, dijo. 

El tema más urgente fue cómo asegurar el alimento a todos los que están sufriendo. Se remarco la necesidad de que las autoridades eclesiásticas, las instituciones y las parroquias intervengan para sostener a los indigentes en la sociedad, prescindiendo de cuál sea su religión o casta de pertenencia. 

En el país, la pandemia registra hasta el momento 2.975.701 casos positivos, con un saldo  de 55.794 muertos. La situación tiene duras consecuencias económicas: a causa del confinamiento obligatorio, cientos de millones de trabajadores migrantes internos han perdido su empleo, engrosando el número de los que viven en la pobreza extrema

La Iglesia – afirma el Sínodo - reconoce que para el gobierno es imposible resolver estos problemas por sí solo. Por eso, la Iglesia siro-malabar se ha ofrecido para asistir al gobierno de muchas formas.  

Desde que comenzó la pandemia en la India, esta Iglesia ha destinado al menos 6,2 millones de euros a las personas necesitadas, a través del departamento de servicio, llamado “Spandhan”. Los obispos expresaron su aprecio por el gesto de las parroquias, que en la entrada de las iglesias ponen a disposición arroz y legumbres, para cualquier persona que los necesite. Se invita a todos los necesitados a recoger estos alimentos, sin tener que pedir ningún tipo de permiso para ello.

En el comunicado difundido al término del Sínodo, los obispos invitan a los fieles a imitar a Jesús, que convivió con los pobres, los alimentó y creó una Iglesia que está con los pobres, ya que también ella es una “Iglesia pobre”, como suele subrayar papa Francisco. 

Con este propósito, el card. Alencherry agradeció al pontífice por haber puesto la iglesia de Santa Anastasia a disposición de la comunidad siro-malabar en Roma. 

La mejor forma de expresar nuestra humanidad y nuestro amor fraterno – dijo a los obispos - es donar comida a la gente hambrienta.

IN-Alencherry-synod.png