Kuwait, la oposición buscan un ‘deshielo’ político con el nuevo emir

Durante una reunión previa a la sucesión, los liberales y los movimientos islámicos habían pedido al jeque Nawaf reformas electorales y el indulto para los disidentes exiliados. El objetivo, distender las relaciones y reanudar el diálogo. Entre las prioridades se destacan la campaña de lucha contra la corrupción, y una mayor independencia de la magistratura.


Kuwait City (AsiaNews/Agencias) - Reformas electorales e indulto para los disidentes en el exilio: son los pedidos de algunos líderes de la oposición, expresados en un encuentro reciente con el nuevo emir, el jeque Nawaf al-Ahmed al-Sabah. En aquella reunión, cuyo objetivo era mejorar las turbulentas relaciones con el gobierno, estuvieron presentes figuras del campo liberal-reformista y exponentes de los partidos islámicos radicales. 

El cara-a-cara fue en el mes de septiembre, cuando el actual emir todavía era príncipe heredero, antes de la muerte de su predecesor, el jeque Sabah al-Ahmad, ocurrida el 29 de septiembre pasado. En aquella época, el estado de salud del anciano emir - hospitalizado en los Estados Unidos - despertaba gran perocupación, y en la patria comenzaron las maniobras para la sucesión.  

La estabilidad política de la nación depende de un equilibrio de fuerzas y de la colaboración entre el gobierno y el Parlamento, el cuerpo legislativo más antiguo entre los países del Golfo y generalmente dominado por personalidades de la oposición. La legislatura kuwaití puede aprobar o rechazar leyes, presentar mociones de desconfianza contra funcionarios de alto rango y criticar la gestión de los ministros. 

Por otro lado, si bien es cierto que el gobierno se muestra tolerante con las críticas, llegando a un nivel raramente visto en otros países del área, la figura del emir se muestra diferente: siempre ha tenido la última palabra en los asuntos del Estado y cuestionar sus acciones es un delito punible con el arresto. “Procuramos una distensión política con el jeque Nawaf, quien ha mostrado algunas señales positivas, como la reunión con los grupos de la  oposición”, subraya Ahmad Deyain, secretario general del Kuwaiti Progressive Movement. “El indulto a los que están en el exilio - agrega - sería un buen comienzo, especialmente en la vigilia de las próximas elecciones [parlamentarias]”. 

Entre los que se han auto-exiliado hay legisladores que participaron en el asalto al Parlamento, en el 2011. La protesta se desencadenó tras las acusaciones de corrupción y mal desempeño en el seno del gobierno. Otros  son kuwaitíes que criticaron abiertamente al emir, pese a que la Constitución establece que su figura está por encima de la política y de los demás gobernantes del Golfo. 

Los miembros de la oposición informan que han presentado al emir una propuesta, titulada “Documento sobre Kuwait”, que propone un Ejecutivo reformista, el lanzamiento de una campaña contra la corrupción, una mayor independencia de la magistratura y modificaciones a la ley electoral. Mohammad Al-Dallal, parlamentario del partido opositor Islamic Constitutional Movement, comenta: “Poner en marcha el debate es en sí un gran paso. Espero que continuemos por este camino, que podría conducirnos a hitos históricos en varios aspectos - concluye -, incluso a la reconciliacion con algunos bloques políticos”. 

KUWAIT_-_emiro_opposizione.jpg