Mindong: mons. Guo Xijin abandona los cargos públicos y se retira a la vida de oración

La decisión fue comunicada ayer, en la misa vespertina. El obispo, que no ha sido reconocido por el gobierno, solo aceptará impartir el sacramento de la reconciliación. Un paso con el que procura salvar la unidad de la diócesis, consternada por la actuación del Acuerdo sino-vaticano.


Mindong (AsiaNews) – Mons. Vincenzo Guo Xijin, el obispo auxiliar de Mindong (que no recibió el reconocimiento del gobierno) ha decidido “abandonar todos los cargos de la diócesis y retirarse a vivir en oración”. Son las declaraciones que brindó a AsiaNews un sacerdote de la diócesis, cuya dirección hoy esta en manos del obispo ordinario  Zhan Silu (en la foto, a la izq.) quien estuvo excomulgado y posteriormente fue reconciliado por papa Francisco, tras la firma del Acuerdo sino-vaticano sobre el nombramiento de los obispos. 

La decisión de mons. Guo (en la foto, a la derecha) fue comunicada a los fieles al término de la misa vespertina de ayer, con una carta oficial en la que él se define como un “incompetente” y una persona “tosca”, incapaz de seguir el ritmo y el estilo “de la Iglesia en China, y más directamente, en nuestra diócesis”. 

Del contenido de la carta se desprende que el retiro del obispo a una vida de oración - sin misas en público, sino exclusivamente en privado (sin la participación del pueblo) y solo aceptando celebrar el sacramento de la reconciliación - es un intento de salvar la unidad de la iglesia diocesana guiada por el obispo Zhan Silu. 

Mons. Guo parece ser cada vez más víctima del acuerdo sino-vaticano. En el marco del acuerdo, la diócesis de Mindong debía ser una especie de “proyecto piloto” para su actuación. A pedido de papa Francisco, mons. Guo aceptó ser degradado a obispo auxiliar para dejar la sede de ordinario a mons. Zhan Silu, obispo oficial cuya excomunión fue cancelada por el pontífice, como parte del acuerdo. 

Lo cierto es que mons. Guo, por no haber firmado la adhesión a la Iglesia independiente, no fue reconocido por el gobierno. En los últimos meses, incluso corrió el riesgo de quedar sin techo, ya que el gobierno quería expulsarlo de su episcopado. 

Si bien el papa Francisco ha exhortado a la reconciliación de todos los católicos, en la diócesis de Mindong no cesan las tensiones entre los sacerdotes que juran obediencia a mons. Zhan Silu y al Partido comunista (y por tanto, a la “Iglesia independiente”) y aquellos que, por el contrario, no aceptan la sumisión al Partido. 

En su carta, mons. Guo afirma que “los sacramentos celebrados por aquellos que firman o no firman, son legítimos”. Es probable que su decisión de retirarse de la vida pública obedezca al deseo de no incrementar las tensiones entre aquellos que reportan a sacerdotes que no han firmado la adhesión a la “Iglesia independiente” y aquellos que sí la han firmado. 

Algunos sacerdotes no ocultan su dolor: “El obispo [Guo] exhorta a todos los creyentes a permanecer firmes en la fe. Él es un verdadero pastor y sacerdote: por su fidelidad a Cristo, muchas veces tuvo que sufrir la cárcel. Hasta las autoridades de gobierno sienten aprecio por él”.

Mons. Zhan Silu se graduó en teología en Hong Kong y fue ordenado obispo, de un modo ilegítimo, en el año 2000. Posteriormente tomó posesión de la diócesis oficial de Ningde (y Mindong) en el 2006, pero pocos sacerdotes lo siguieron. En el año 2018, papa Francisco le levantó la excomunión y lo nombró obispo ordinario de la diócesis. Mons. Zhan es la personalidad más entrevistada en los medios de gobierno.

CINA-_Zhan-Guo.jpg