La boy-band BTS crea riqueza en Corea, pero problemas con China
de Francesco Kim

A partir de hoy, las acciones de la banda cotizan en bolsa y han adquirido valores récord: hasta 305 dólares. El primer concierto transmitido en vivo de la banda, después de cuatro meses de confinamiento, tuvo 990.000 visitantes, produciendo un valor de 50 mil millones de wones (alrededor de 43,7 millones de dólares estadounidenses). Los temas de sus canciones son la dignidad de la vida y la esperanza. Las acusaciones de los internautas chinos porque no recuerdan bien la guerra de Corea.

 


Seúl (AsiaNews) - La banda de jóvenes más famosa del pop surcoreano (K-pop), BTS, ha focalizado la atención de los medios de comunicación. A partir de hoy, la empresa que gestiona sus conciertos y productos, Big Hit Entertainment, cotiza en bolsa y vende sus acciones a precios vertiginosos, a tal punto que se ha convertido inmediatamente en la tercera cotización más alta de la historia de la Bolsa de Valores de Seúl.

El precio inicial de la acción era de 135.000 wones (118 dólares estadounidenses), subió a 351.000 wones (305 dólares estadounidenses) y volvió a caer un poco en el curso del día. El valor total de la empresa es ahora de 11 billones de wones (unos 10 mil millones de dólares), lo que convierte en millonarios a los siete miembros de BTS, con 24 mil millones de wones cada uno (unos 21 millones de dólares).

Los analistas están estudiando el fenómeno y atribuyen el éxito a la capacidad de Big Hit para utilizar los canales de YouTube para transmitir música de BTS, en un momento en que no se pueden realizar conciertos en vivo debido a la pandemia. El fin de semana pasado, su primer concierto en streaming después de cuatro meses tuvo 990.000 visitantes, produciendo un valor de 50.000 millones de wones (unos 43,7 millones de dólares estadounidenses).

Algunos están preocupados por el futuro. Los siete jóvenes de BTS (abreviatura de "Bangtan Sonyeondan", que traducido significa "los boy scouts que resisten las balas"), nacieron entre 1992 y 1997. Eso significa que en los próximos meses, todos ellos podrían ser llamados al servicio militar, que en Corea es obligatorio y dura entre 18 y 21 meses, desmembrando la banda. Un diputado del Partido Demócrata sugirió que los miembros de BTS realicen un servicio alternativo, salvaguardando así su contribución a la economía de Corea del Sur, que se estima en 60 billones de wones (52,3 mil millones de dólares estadounidenses) en los próximos 10 años.

Para muchos coreanos, el éxito de BTS a nivel mundial llena de orgullo a la nación. “Los temas que cantan -dice un joven de Daejeon- se centran en la dignidad de la vida y la esperanza, muy distinto de otros cantantes pop, que solo hablan de dinero, placer y poder”.

Sin embargo, al comienzo de la semana, BTS tuvo algunos problemas diplomáticos.

La Sociedad Coreana, que cada año premia a personalidades surcoreanas que apoyan la amistad entre Estados Unidos y Corea, otorgó a la banda el Premio James A. Van Fleet (que lleva el nombre del general estadounidense que dirigió las fuerzas estadounidenses y de la ONU en la Guerra de Corea ). Uno de los cantantes de BTS, RM, comentó la entrega del premio recordando "la dolorosa historia que comparten nuestras dos naciones y el sacrificio de innumerables hombres y mujeres". La alusión a la Guerra de Corea (1951-1953) no fue del agrado de los internautas chinos, que lo acusaron de olvidar a todos los chinos que cayeron en esa guerra. Algunos comentarios condenaron a BTS porque  "insultan a China"; otros más vulgares les aconsejan: "Si quieren ganar dinero en China, tienen que respetar a sus fans chinos".

En China, que vive actualmente un momento de agudo nacionalismo alentado por la dirigencia, se considera que la Guerra de Corea fue una guerra de agresión por parte de Estados Unidos, y no la respuesta a la invasión de Kim Il Sung al Sur, que se produjo el 25 de junio de 1950.

El temor de que los comentarios de BTS provoquen un nuevo boicot a los productos coreanos, como ocurrió en 2017, ha llevado a algunas plataformas digitales a eliminar la publicidad de productos surcoreanos como Hyunday, Samsung y Fila.

 

KR-BTS2.png