Comité de la ONU, al rey Salman: libere a la activista saudí Loujain al-Hathloul

La mujer de 31 años está en huelga de hambre y su salud se deteriora progresivamente. En su celda habría sufrido abusos y maltratos, azotes y electroshocks. Las autoridades le niegan el contacto regular con su familia. Se solicita su liberación, en vista del Día Internacional de los Defensores de los Derechos Humanos de la Mujer.

 


Riad (AsiaNews/Agencias) - Un Comité de la ONU en defensa de los Derechos de la Mujer alerta sobre el progresivo deterioro de la salud de la activista saudí Loujain al-Hathloul, en huelga de hambre para protestar por las condiciones de la prisión. La mujer de 31 años, a la vanguardia en la lucha de la mujer por el derecho a conducir en el reino wahabita, comenzó a rechazar el alimento el mes pasado. Su negativa a alimentarse es una protesta por las restricciones y abusos a los que se ve sometida en la cárcel. 

El Comité de la ONU difundió su caso y se dirigió directamente al Rey Salman para solicitar  su liberación inmediata.

Loujain al-Hathloul luchó en primera persona en la campaña por el derecho de las mujeres a conducir y fue arrestada antes de que se aboliera la prohibición, en junio de 2018. Las autoridades sauditas la acusaron de violar las normas de seguridad nacional como parte de una operación más amplia, orientada a reprimir los movimientos de activistas, especialmente los movimientos femeninos. 

Según informa la familia, la mujer estuvo en régimen de aislamiento durante los tres meses posteriores a su arresto y fue sometida a electroshocks, azotes y abusos sexuales. Sus carceleros le ofrecieron la oportunidad de salir de la cárcel si declaraba que no había sido torturada en su celda. 

El gobierno saudí rechaza las acusaciones, y niega que la hayan torturado. Entre los cargos presentados durante el juicio se la acusó de haber pedido el fin de la tutela masculina y de haber entrado en contacto con organizaciones internacionales y diplomáticos de la ONU y del extranjero. Cabe destacar que la mujer permanece en prisión, aún cuando los jueces todavía no dictaron la sentencia de condena. 

El 26 de octubre, Loujain al-Hathloul comenzó una huelga de hambre por las restricciones a las que se la somete, que incluyen la prohibición de comunicarse regularmente con su familia. "No puede sobrevivir en la cárcel", dice su hermana en la BBC, "sin saber qué será de ella el día de mañana". "No sabe cuándo podrá recibir su próxima visita”, continuó Lina, “si será mañana o dentro de un año, no lo sabe. Ella dice firmemente: prefiero morir si no tengo idea de cuándo podré ver a mis padres regularmente". 

El Comité de las Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (Cedaw), compuesto por 23 expertos independientes de todo el mundo, afirma en un comunicado que existe "una gran preocupación por la salud y el bienestar físico y mental de Hathloul". De ahí el llamamiento a las autoridades sauditas "para que protejan su derecho a la vida, a la salud, y la libertad y la seguridad de las personas, en todo momento y en toda circunstancia, respetando al mismo tiempo su libertad de conciencia y de expresión, incluida la huelga de hambre". Por último, el comité apeló al monarca Salman para que se valga de su poder y prerrogativas a fin de asegurar la liberación de Loujain al-Hathloul en vista del Día Internacional de los Defensores de los Derechos Humanos de la Mujer.

ARABIA_SAUDITA_-_ONU_-_attivista_carcere.jpg