Colombo, pescadores: el Covid-19 no se transmite por los peces
de Melani Manel Perera

Las ventas se derrumbaron cuando se descubrió un brote en un mercado de pescado de la capital. Instan a las autoridades a detener la campaña de desinformación. Los trabajadores del sector no pueden pagar sus deudas. Piden refrigeradores para conservar la mercadería que no se ha vendido y que las autoridades públicas la compren.

 


olombo (Asia News) - El Covid-19 no se transmite del pez al hombre, afirman los pescadores del país. Un grupo de organizaciones que luchan por los derechos de los trabajadores del sector ha solicitado que el gobierno tome medidas para proteger a la industria pesquera de las consecuencias de la pandemia. El descubrimiento de un brote de Covid-19 en Peliyagoda, un mercado de pescado de la capital, ha provocado el colapso de las ventas en el sector porque la población teme que la enfermedad pulmonar se propague a través del pescado.

En un comunicado publicado ayer, los activistas piden a las autoridades que intervengan con medidas de apoyo a los pescadores y realizando una campaña de información sobre los peligros reales que plantea el coronavirus. Insisten en que la acción del gobierno debe ser inmediata, para evitar que los trabajadores del sector y sus familias pasen hambre.

Según Herman Kumara, coordinador nacional de la Organización Nacional de Solidaridad Pesquera e invitado especial en el Foro Mundial de Pescadores, la desinformación sobre la propagación del Covid-19 ha causado un daño enorme a los pescadores. Considera que le corresponde al gobierno remediar esta situación. "Los pequeños pescadores - dijo Kumara a AsiaNews - no pueden vender lo que pescan y también tienen dificultades para desarrollar su actividad debido al toque de queda".

Jude Vianny, un pescador de arrastre de la zona entre Kudamaduwella y Chilaw, hace referencia a otro problema: “Estamos afrontando una crisis terrible. Los pescadores de nuestra zona no pueden devolver los préstamos recibidos. El gobierno debe intervenir cuanto antes”. Señala que un viaje de pesca de varios días cuesta por lo menos 1,1 millones de rupias (algo más de 5 mil euros).

Vianny también denuncia que las autoridades no compran las reservas no vendidas. "Por lo menos -dice- debería haber instalaciones de refrigeración para conservar el pescado". Para apoyar la actividad de los pescadores en esta crisis, los activistas afirman que el gobierno debería comprar las existencias de pescado a precios justos.

 

SRI_LANKA_-_Fishermen.jpg