Yakarta, el gobierno no cede: millones de ciudadanos votan a pesar del Covid-19
de Ati Nurbaiti

Parte de la población, incluyendo médicos y enfermeras, se manifiesta a favor del aplazo de los comicios. Tres candidatos y ocho líderes regionales ya han muerto por la pandemia. Cuestionan las medidas preventivas adoptadas en las sedes electorales. Los jueces deben pronunciarse sobre una apelación presentada por un grupo de ciudadanos. La situación, agravada por las inundaciones y las erupciones volcánicas.

 


Yakarta (AsiaNews) – Más de 106 millones de indonesios votarán mañana para elegir nueve gobernadores, 224 regentes municipales y 37 alcaldes. La votación tendrá lugar a pesar de la preocupación por las deficientes medidas de seguridad adoptadas contra la pandemia por Covid-19. El gobierno ha ignorado las encuestas de opinión y varios llamamientos, incluso de asociaciones de médicos y enfermeras, a favor del aplazo de los comicios.  

En el país, el número de contagios asciende a 587.000, entre los que se cuentan al menos 70 candidatos a las elecciones, 48 dirigentes regionales en ejercicio y sus adjuntos. El saldo de muertos llega a 18.000 y las víctimas incluyen ocho dirigentes regionales, dos candidatos a regente y uno a alcalde. Según los colegios de profesionales de la Salud, casi 300 médicos y enfermeras han muerto desde que estalló la pandemia.

Adrianus Meliala, miembro de la oficina de la Defensoría del Pueblo, se quejó de que hasta el 30 de noviembre "sólo se había distribuido un tercio [de los equipos de protección sanitaria]" en los distritos electorales. Añadió que el grado de preparación en las casi 300.000 sedes es "muy bajo". Los informes de prensa revelaron que faltan miles de trajes protectores para los funcionarios electorales, así como termómetros infrarrojos y guantes desechables para los votantes.

Cabe destacar que un grupo de ciudadanos presentó una demanda para aplazar la votación, sobre la cual la Justicia aún debe pronunciarse. Sin embargo, el Tribunal fijó la próxima audiencia para el 10 de diciembre, es decir, un día después de las elecciones. Los jueces han suspendido la audiencia aguardando la intervención de la Cámara de Representantes que, junto con el gobierno, ha decidido proceder a la votación.

"Seguimos esperando que los jueces muestren la independencia [del poder judicial] respecto del ejecutivo y del legislativo y decidan detener el proceso electoral", dijo Nurkholis Hidayat, miembro de la Oficina de Derechos Humanos del estudio Lokataru en Yakarta, en una conferencia de prensa virtual.

Los demandantes piden que las elecciones se pospongan hasta que se den las condiciones para controlar mejor la pandemia -siguiendo las normas de la Organización Mundial de la Salud- o hasta que se disponga de una vacuna.

La Comisión Electoral General (KPU) informa de que en las elecciones presidenciales y legislativas de abril de 2019, celebradas por primera vez al mismo tiempo, murieron 894 funcionarios electorales; más de 5.000 se enfermaron, en la mayoría de los casos debido a la enorme cantidad de trabajo.


 

Para la votación de mañana, la KPU propuso la adopción de un sistema de conteo de votos digital, considerado más seguro que el método manual, pero el Parlamento rechazó el proyecto.

Para evitar la exposición al virus, los funcionarios electorales no deben ser mayores de 50 años; no está claro si serán sustituidos en caso de resultar positivos al Covid o si se niegan a someterse al test, algo bastante habitual. Algunos renunciaron a la carga pública por miedo a contraer la enfermedad. 

Los votantes deben seguir los protocolos de salud y deberán concurrir a la mesa electoral asignada con un turno preestablecido, para evitar las multitudes. Titi Anggraini, director de la Asociación para las Elecciones y la Democracia (Perludem), señala que, a diferencia de otros países que celebraron elecciones durante la pandemia, las normas electorales en Indonesia no han cambiado, permitiendo únicamente el voto en persona. De hecho, el gobierno ha excluido el voto electrónico, por correo y por adelantado, considerado más seguro por los expertos.

En cuanto a la posibilidad de que los pacientes hospitalizados por Covid voten en las elecciones, los organizadores subrayan que se "coordinarán" las operaciones con las autoridades sanitarias. Según el conocido epidemiólogo Pandu Riono, los funcionarios electorales no deberían entrar en las unidades especiales habilitadas para el tratamiento del coronavirus: "El derecho a la vida y a la salud -dice él- es más importante que el derecho al voto".

Mientras tanto, el task-force nacional, el equipo de expertos abocados a la lucha contra el  coronavirus, declaró que casi el 64% del archipiélago es vulnerable a la pandemia. Ello representa un obstáculo para la celebración de los comicios, a lo que se suman los problemas logísticos, sobre todo en las áreas remotas del país. El panorama se complica aún más, debido a situaciones extremas, como las inundaciones o erupciones volcánicas en curso. En este momento hay cinco volcanes en intensa actividad; de éstos, el Monte Merapi y el Semeru, se encuentran en Java central y oriental: dos “zonas rojas”,  donde las camas de los hospitales se están agotando.

INDONESIA_-_1208_-_Elezioni.jpg