Condenaron a cinco años y ocho meses a la activista saudí que reivindicaba el derecho a conducir

Loujain al-Hathloul ya descontó dos años y medio en una cárcel de máxima seguridad. Las autoridades la acusaron de violar las normas relativas a la seguridad nacional. Su sentencia quedó en suspenso por dos años y ocho meses. La joven podría ser liberada en marzo. Una estrategia de Riad para "salvar las apariencias".


Riad (AsiaNews/Agencias) - Un tribunal saudí condenó a cinco años y ocho meses de prisión a la activista de 31 años Loujain al-Hathloul, a la vanguardia en la defensa del derecho de las mujeres a conducir en el reino wahabí. La joven había sido arrestada pocas semanas después de que se levantara la prohibición, en junio de 2018. En las últimas semanas, la mujer inició una huelga de hambre para protestar por las condiciones de la prisión, y denunció las restricciones y abusos a los que se ve sometida en su celda. El comité de las Naciones Unidas se solidarizó con su situación e hizo un llamamiento al rey Salman. 

La activista ya pasó dos años y medio en una prisión de máxima seguridad, un hecho que ha generado indignación y protestas de ONG internacionales y grupos pro derechos humanos. Sin embargo, ayer un tribunal especial que interviene en delitos relacionados con el terrorismo la declaró culpable de varios delitos, entre ellos, de poner en peligro la seguridad nacional y seguir una agenda extranjera. 

En realidad, las autoridades sauditas la acusaron de violar las normas de seguridad nacional como parte de una operación más amplia, orientada a reprimir el activismo y especialmente los movimientos femeninos. Según los familiares de la acusada, ella fue mantenida en régimen de aislamiento durante los tres meses posteriores a su arresto y sometida a descargas eléctricas, azotes y abusos sexuales.

Después de leer la sentencia, los jueces le condonaron dos años y 10 meses mediante una “suspensión”. Según la familia de la activista, esto permitiría su liberación en los próximos dos meses, a más tardar en el mes de marzo. En cuanto al proceso, los activistas y expertos subrayan que no se cumplió con las normas internacionales mínimas sobre el derecho a la defensa.

En un mensaje publicado en Twitter, su hermana, Lina al-Hathloul, confirma la posibilidad de que Loujain al-Hathloul sea liberada en marzo. Por otro lado, comenta que los jueces le habrían impuesto la prohibición de viajar, que se extendería por unos cinco años. Según varios comentaristas, el veredicto de culpabilidad, con la suspensión de la sentencia, representa "una estrategia de salida para salvar las apariencias", imponiendo la sentencia pero respondiendo de alguna manera a la campaña de presión internacional que pide su liberación.

El reino saudí es gobernado por una monarquía absoluta sunita, que se rige por una visión wahabí y fundamentalista del Islam. Las reformas introducidas en los últimos dos años por el Príncipe Heredero Mohammad bin Salman han impactado en el ámbito social y en los derechos. Se dio luz verde para que las mujeres conduzcan y accedan a los estadios (de forma controlada y en sectores especiales). Sin embargo, los arrestos de altos funcionarios y empresarios, la represión de activistas y voces críticas como la de Hathloul y el caso Khashoggi ensombrecen las perspectivas de cambio.

ARABIA_SAUDITA_-_donna_attivista_guida.jpg