La condena de Navalny inaugura la campaña electoral contra Putin
de Vladimir Rozanskij

El arresto del bloguero fue difundido en todo el mundo gracias a los video amateurs, y lo convierte en un símbolo de la voluntad popular. Los grotescos comentarios del Ministro Lavrov. La Unión Europea, los EE.UU. y otros piden la liberación de Navalny. A su llegada al país, partidarios de todos los rincones de la Federación le dieron la bienvenida.


Moscú (AsiaNews) - El blogger Alexey Navalny regresó a su patria cinco meses después de haber sido envenenado en Siberia. Ayer fue condenado a un mes de prisión, debido a la revocación de su libertad condicional relacionada con un juicio del 2014. La audiencia se celebró en la oficina de la jefatura de policía, cerca del aeropuerto de Sheremétievo - donde había sido detenido la noche anterior, apenas bajó del avión-, en una flagrante violación a todos los procedimientos legales. Toda la escena se desplegó bajo el retrato de Henrich Jagoda, el jefe de la NKVD (KGB) durante las purgas estalinistas (foto 1). Luego del desvío del avión donde viajaba, las circunstancias que rodearon el arresto, detención y condena de Navalny fueron de lo más torpes. Gracias a los videos de sus seguidores, el mundo entero pudo contemplar el pánico total de las autoridades frente a la personalidad del opositor, que ya adquiere las características de un intérprete de la voluntad popular, y no solo de los grupos marginales.  

Más grotescos aún fueron los comentarios del Ministro de Asuntos Exteriores, Sergej Lavrov (foto 3), un político que suele ser muy controlado en sus expresiones. En una conferencia de prensa, arremetió contra "los políticos occidentales, que se aferran al regreso de Navalny y comentan [los hechos] siguiendo sus propios guiones... De esta manera creen estar desviando la atención de la profunda crisis en la que ha caído el modelo liberal de desarrollo". El ministro se negó a explicar estos conceptos, a pesar de la insistencia de los periodistas, y dio a entender que en la figura de Navalny se está jugando una partida histórica sobre el concepto mismo de la democracia.

Muchos líderes occidentales -desde los jefes de la Unión Europea hasta el nuevo presidente estadounidense Joe Biden- han pedido la liberación de Navalny. Esto ha dado pie para otra resonante respuesta de Lavrov, quien dijo que "la política de los Estados Unidos está tratando de evitar por todos los medios que Rusia y China unan sus fuerzas hasta el punto de hacerse más fuertes que los Estados Unidos". La frase demuestra que el destino del bloguero arrestado se yuxtapone a escenarios más vastos, propios de la geopolítica.

En efecto, las reacciones de las autoridades frente al arresto de Navalny - desordenadas,  desconexas - inauguran la campaña para las elecciones parlamentarias de este año. No es casual que se aluda al arresto del opositor como el “día de la inauguración del anti-presidente”, cuando solo faltan dos días para que el nuevo presidente de los EE.UU asuma el poder. A un año de las enmiendas constitucionales putinianas (el 15 de enero de 2020), el régimen que gobierna Rusia está siendo seriamente cuestionado y la nueva Constitución - aprobada el primero de julio del año pasado - no parece alcanzar para asegurar su perpetuidad. 

La bienvenida a Navalny congregó en Moscú a los activistas locales, pero también a numerosos grupos de todo el país, y en particular de las regiones de Siberia, incluyendo a los ganadores de las elecciones - celebradas poco después del envenenamiento - en Tomsk (Ksenja Fadeeva) y en Novosibirsk (Sergei Bojko). También dieron su presente los representantes de casi todos los lugares de la Rusia asiática, que aprovecharon las tarifas aéreas con descuento, debido a la pandemia.

En el aeropuerto de Vnukovo, donde iba a ser originalmente el aterrizaje del vuelo proveniente de Berlín, se habían congregado más de 2.000 personas y muchas lograron desplazarse y llegar a Sheremétievo antes de que se cerrara el acceso a la autopista del aeropuerto. Bojko (foto 4) comentó que "ahora tendremos que estar preparados para cualquier tipo de represión, incluso la privación de la libertad". En muchas ciudades de Siberia y en el Lejano Oriente, los partidarios de Navalny han organizado piquetes individuales para exigir la liberación de su líder.

RU-Nav1.png RU-Nav1.png RU-Nav1.png RU-Nav1.png