Beijing: No al Premio Nobel de la Paz para los demócratas de Hong Kong

El gobierno chino considera el gesto como una injerencia en sus asuntos internos. Se acusa a Washington de promover elementos anti-chinos en la antigua colonia británica. Políticos estadounidenses: el movimiento democrático lucha pacíficamente por sus derechos. El demócrata Martin Lee también fue nominado para el reconocimiento.


Hong Kong (AsiaNews/Agencias) - El gobierno chino ataca a los senadores estadounidenses que nominaron al movimiento prodemocrático de la ex colonia británica para el Premio Nobel de la Paz. En una rueda de prensa celebrada ayer, el vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, dijo que el premio debe ser otorgado "a personas que hayan contribuido seriamente a salvaguardar y promover la paz mundial".

Según los nueve políticos estadounidenses -republicanos y demócratas-, el Frente Democrático de Hong Kong debería ser premiado por su valiente compromiso con los derechos humanos y su lucha contra la vulneración de los mismos. En su carta al Comité del Premio Nobel, ellos señalan que varios activistas pro democráticos "están en prisión o en el exilio, mientras que otros esperan ser juzgados por el solo hecho de haber expresado pacíficamente sus ideas".

Como es habitual, Beijing desestimó la iniciativa de los parlamentarios estadounidenses, por considerar que es una injerencia en sus asuntos internos. Para los chinos, Washington está utilizando el Premio Nobel como herramienta para incitar a los "elementos anti-chinos" a subvertir el orden en Hong Kong. En su discurso, Wang llegó a aconsejar a los senadores estadounidenses que "vean a China bajo una luz objetiva y racional" y trabajen para mejorar las relaciones entre China y los Estados Unidos". 

Las autoridades chinas parecen estar obsesionadas con el Premio Nobel. El periódico oficialista Global Times señaló que, por cuarto año consecutivo, los políticos occidentales han propuesto a figuras de la oposición de Hong Kong para el Premio. En 2018, fue nominado el joven activista Joshua Wong; en 2019, fue el turno del "pueblo" de la ciudad y en 2020, del movimiento democrático.

En los últimos días, dos miembros del parlamento noruego apoyaron la candidatura de Martin Lee Chu-ming, el "padre de la democracia" en Hong Kong y uno de los fundadores del Partido Democrático. Lee, de 82 años, es un católico convencido. Fue diputado antes y después del traspaso de Hong Kong a China (en 1997), y es uno de los más fervientes defensores de la libertad en el territorio y en la madre patria.

Entre los chinos galardonados con el premio figura el escritor Liu Xiaobo, al que dejaron morir en la cárcel de Liaoning. Fue ingresado al hospital cuando ya se encontraba en la fase terminal de la enfermedad.

HK-CINA_-_0205.jpg