Parece que en la India, participar de una oración pública se ha convertido en un crimen
de Nirmala Carvalho

Reflexiones del Padre Babu Joseph, SVD sobre el arresto de nueve personas que participaban en una celebración en Madhya Pradesh. "En un país democrático, los ciudadanos deberían tener derecho a ejercer su libertad de culto, que parece estar declinando en la India".

 


Mumbai (AsiaNews) - "Arrestar a un grupo de personas que participaban pacíficamente en una reunión pública de oración, en base a la denuncia infundada de algunas organizaciones fundamentalistas es ni más ni menos que una parodia de la justicia", afirma el padre Babu Joseph, SVD, director de 'Satprakashan Sanchar Kendra', una institución católica de Indore. El padre Joseph dialogó con AsiaNews sobre el arresto de nueve personas que participaban en una celebración en 'Satprakashan Sanchar Kendra' al día siguiente de que personas afiliadas a Bajrang Dal irrumpieran en su centro de Indore, Madhya Pradesh, el 26 de enero.

“Por una cuestión de justicia - señala el padre Babu Joseph - los que han violado la propiedad y provocaron disturbios deberían ser sancionados, pero están protegidos porque tienen apoyo político. Y por esas influencias detuvieron a personas inocentes que no han cometido ningún delito. ¿Participar en una oración pública es un crimen en este país? Si es así, cada vez que se transmite un satsang (un discurso espiritual) organizado por un sadhu o un Sant, también debería despertar sospechas. En un país democrático, los ciudadanos deberían tener derecho a ejercer su libertad de culto, que parece estar en declive en la India".

La policía arrestó a los padres de una mujer y a otras siete personas en base a la nueva ley nacional contra la conversión, porque, presuntamente, ellos la obligaron a abrazar el cristianismo. El jefe de la estación de policía, Santosh Kumar Dudhi, declaró que la denuncia de la mujer de 25 años dice que sus padres, con el pretexto de llevarla a la casa de su abuela, la llevaron a un centro comunitario cristiano en Indore para un encuentro de oración. "Algunas mujeres me tiraron de manos y piernas y me golpearon, ahí arriba (en el centro). Me obligaron a sentarme en un pasillo", dice el documento policial que registra la denuncia de la mujer, proveniente de la aldea de Gujarkheda, cerca de Indore. . "Nací hindú y practico esa religión ... pero mi madre y los que estaban presentes me obligaron a dejar mi religión", dice el FIR. En base a la denuncia de la mujer, la policía dejó constancia el martes de una violación de las disposiciones pertinentes de la Madhya Pradesh Religious Freedom Act, contra sus padres y otras personas presentes en la reunión organizada con motivo del Día de la República. "Nueve personas, incluidos los padres de la mujer, fueron arrestadas y estamos buscando a dos acusados ​​más", dijo Santosh Kumar Dudhi.

"El gobierno del estado de Madhya Pradesh ha promulgado el decreto 2020 sobre la libertad de religión, que establece hasta 10 años de cárcel si el acusado es declarado culpable de conversión por medios fraudulentos. El nuevo decreto draconiano contra la conversión es un herramienta para que los grupos activistas mayoritarios presenten falsas denuncias para perseguir a la minúscula comunidad cristiana El decreto es utilizado deliberadamente por grupos de derecha y de intereses creados para explotar las tensiones ya existentes en las comunidades donde los cristianos son un grupo minoritario (GCIC).

 

INDIA-_Madhya_pradesh.jpg