Tribunal de apelaciones de Hong Kong: Jimmy Lai debe permanecer en la cárcel

El magnate pro-democracia podrá presentar una nueva solicitud ante la Corte. La presunción de inocencia no se aplica en casos de amenaza a la seguridad nacional. La Basic Law queda suspendida de facto. Entre los magistrados no había "jueces extranjeros".


Hong Kong (AsiaNews/Agencias) - El magnate pro-democracia Jimmy Lai deberá permanecer en prisión, pero podrá presentar una nueva apelación, solicitando la libertad bajo fianza, ante el tribunal de primera instancia. Fue lo que resolvió el Tribunal de Apelaciones respecto al pedido de excarcelación del magnate pro-democracia.

El pasado 23 de diciembre, la Alta Corte había ordenado la libertad bajo fianza para Lai, concediéndole el arresto domiciliario. Sin embargo, a pedido del Departamento de Justicia, un tribunal intermedio suspendió la decisión el 31 de diciembre.

Lai, de 73 años, propietario del periódico Apple Daily, una voz crítica con el gobierno de la ciudad y de Beijing, está acusado de "colusión" con fuerzas extranjeras, un delito contemplado en la ley de seguridad nacional promulgada por la dirigencia china. La acusación se basa en las entrevistas que Lai concedió a periódicos extranjeros. Otra cuestión bajo la mira es su invitación a gobiernos extranjeros para que sancionen a los líderes de Hong Kong por sus acciones contra el movimiento democrático. El proceso contra Lai comenzaría  el 16 de abril y el hombre podría ser condenado a cadena perpetua.

Para los cinco jueces de apelación, la Alta Corte interpretó erróneamente la draconiana medida de seguridad. Según ellos, impuso umbrales más estrictos para la fianza, una excepción a los principios generales, como la presunción de inocencia, que se incluyen en la Basic Law (la mini Constitución que rige en la ciudad) y en la Carta Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Para el tribunal de primera instancia, correspondía a los investigadores demostrar que el multimillonario suponía una amenaza para la seguridad nacional; para el Tribunal de Apelaciones, corresponde al juez evaluar si el acusado puede huir o manipular las pruebas una vez que sea puesto en libertad.

El tribunal de última instancia es el máximo órgano judicial de la ciudad. Varios observadores señalan que entre los magistrados que juzgaron a Lai no había "jueces extranjeros" (normalmente ciudadanos de Gran Bretaña o del Commonwealth), algo poco habitual según las leyes de la antigua colonia británica. En el pronunciamiento de la sentencia estuvieron presentes los familiares de Lai y una treintena de partidarios, entre ellos, el Cardenal Joseph Zen. También asistieron algunos diplomáticos europeos y canadienses.

HONG_KONG-CINA_-_0209_-_Jimmy_Lai.jpg