Los caldeos apoyan al Patriarca Raï en su convocatoria a una conferencia internacional sobre el Líbano
de Fady Noun

Los obispos maronitas atacan el "amargo fracaso" de la clase política y dirigente del país. La propuesta del Cardenal Raï de celebrar una cumbre con el patrocinio de la ONU. Las rivalidades partidistas  podrían  conducir a la división.


Beirut (AsiaNews) - Los obispos maronitas han vuelto a arremeter contra lo que califican de "fracaso estrepitoso" de la clase política y sus dirigentes. Para los prelados, las manifestaciones de los últimos días, en respuesta al colapso de la moneda local y al aumento de la inflación, muestran una vez más la magnitud del drama económico y financiero en el que se ha sumido la nación. Reiteran la importancia de la propuesta lanzada por el Patriarca, Card. Beshara Raï, que pide una conferencia internacional patrocinada por la ONU.  Una iniciativa que cuenta con el apoyo de los caldeos, como explica el experto de AsiaNews en este análisis. 

El Consejo Superior de la comunidad caldea del Líbano ha publicado una declaración de apoyo a la posición expresada por el patriarca maronita el 27 de febrero, durante la última asamblea de obispos en Bkerké. Reunidos bajo la presidencia de monseñor Michel Kassarji, en presencia de monseñor Antoine Hakim, monseñor Raphael Traboulsi, vicario episcopal y miembros del Consejo Superior, el comunicado se refiere al "principio de neutralidad libanesa" reafirmado en Bkerké,  "tal como lo define la ciencia política". 

El Consejo Caldeo también recordó que las conferencias internacionales sobre el Líbano no son una novedad de última hora, sino que se remontan a 1848, más de cien años antes de la independencia del país en 1943. Los participantes también estimaron que "la situación del país, las rivalidades partidistas y las divisiones confesionales son un mal presagio, y podrían conducir a una división o federación del Líbano, una vez agotadas todas las opciones posibles debido a la obstinación de la clase dirigente".

Por ello, la asamblea pide "la celebración de una conferencia nacional que reúna a todas las facciones, comunidades y componentes del país, bajo el patrocinio de las Naciones Unidas, con el objetivo de encontrar una solución a la crisis del Líbano y preservar su entidad, identidad y Constitución nacional".

En apoyo de esta petición, el Consejo Superior Caldeo recuerda que el Papa Francisco reconoció en su último discurso a los miembros del cuerpo diplomático acreditado en el Vaticano "el papel pionero del Líbano y la necesidad de preservar su identidad y particularidad." Y añade: "El Consejo Superior Caldeo no espera que los problemas actuales se resuelvan sin iniciativas internacionales [...] susceptibles de materializarse en forma de una conferencia internacional que aborde la cuestión de nuestra patria, como ocurrió en 1848 con la Conferencia de Viena (los dos Caïmacamats), en 1861 en la Conferencia de Beirut (adopción del sistema Moutasarrifiya), en 1919 (en la Conferencia de Paz de París), así como en las Conferencias de Riad y El Cairo, que exploraron la cuestión del envío de fuerzas disuasorias al Líbano (en 1976); y de nuevo, la Conferencia de Ginebra de 1983, para intentar resolver la crisis libanesa, sin olvidar la Conferencia de Lausana de 1984 y el Acuerdo de Taëf de 1989".

El comunicado concluye señalando que, aunque se celebre bajo el patrocinio de las Naciones Unidas, esta conferencia debería situarse "bajo el paraguas del Patriarcado Maronita, que siempre supo alzar su voz cuando el país se desviaba del buen camino".

LIBANO_-_proteste_piazzaok.jpg