Li Keqiang ante la Asamblea Popular Nacional: reforma electoral en Hong Kong, amenazas a Taiwán y 'diplomacia de las vacunas'

Beijing quiere elegir a los miembros del parlamento de Hong Kong. Lucha contra la injerencia extranjera. Incremento del presupuesto militar: el objetivo es impedir la independencia de Taipei. Se gastaron 62 mil millones de dólares para contener la pandemia. Pocas vacunaciones en el país y muchos suministros del fármaco al exterior.

 


Beijing (AsiaNews) - Lucha contra la injerencia extranjera y una nueva ley electoral para Hong Kong; el incremento del presupuesto militar a pesar de la pandemia de Covid-19; tonos duros hacia Taiwán y la "diplomacia de las vacunas". Junto con las medidas para la recuperación económica, son los puntos clave del discurso sobre la actividad gubernamental que el primer ministro Li Keqiang pronunció esta mañana en la inauguración de la sesión anual de la Asamblea Popular Nacional (APN).

Junto con la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, que se inauguró ayer, la Asamblea Nacional Popular está llamada a formalizar las decisiones que ya tomó el presidente Xi Jinping y la conducción del Partido Comunista Chino (PCCh).

Con respecto a Hong Kong, Li pidió que se aplique de manera "completa y precisa" la fórmula "un país, dos sistemas". Muchos críticos afirman que la represión sistemática de las libertades  tradicionales de la ciudad, en realidad sólo ha dejado el elemento de "un país".

Li señaló después la voluntad de "proteger" a la ciudad de la injerencia extranjera, que se debe "impedir". Para evitar tales injerencias, alimentadas incluso por personas que ocupan "cargos públicos", Beijing se propone reformar el sistema electoral de la ciudad: debe ser "democrático", pero con "características de Hong Kong". Las autoridades chinas consideran que la ex colonia británica debe ser gobernada únicamente por "patriotas".

Wang Chen, vicepresidente del Comité Permanente de la ANP, dijo que el plan es asignar poderes adicionales al comité electoral (controlado por Beijing) que elige al presidente del ejecutivo de Hong Kong. Con la reforma constitucional, también tendrá la tarea de evaluar a todos los candidatos para las elecciones del Legco (el Parlamento de la ciudad) y designar a una "gran" parte de ellos.

Actualmente, la mitad de los 70 diputados son elegidos de manera directa; los otros 35 son elegidos indirectamente entre los representantes de los sectores industrial, sindical y de las profesiones. Con la reforma, varios analistas sostienen que la oposición democrática quedará excluida.

La pandemia no ha detenido la carrera armamentista china. El presupuesto militar para 2021 se fijó en 1,355 billones de yuanes (210 mil millones de dólares), lo que supone un aumento anual del 6,8%, un poco más elevado que el de 2020 (+ 6,6%). Debido al Covid-19, los analistas esperaban un incremento menor del presupuesto militar (alrededor del 6%); sin embargo, el régimen apunta a tener un "ejército fuerte" para 2027. Estados Unidos, que está desafiando el ascenso de China, tendrá un presupuesto militar de 934 mil millones de dólares aproximadamente.

Taiwán, a la que Beijing considera una "provincia rebelde", es una de las razones que explican el  fortalecimiento militar de los chinos. En su discurso, Li dijo que China está trabajando en una "reunificación pacífica" con Taipei. Sin embargo, según el Global Times, el primer ministro utilizó palabras más duras que el año pasado. Para el tabloide nacionalista vinculado al PCCh, al afirmar que el gobierno "permanecerá alerta y evitará decididamente cualquier actividad separatista", Li no ha descartado el uso de la fuerza para reconquistar la isla.

Li explicó que China sigue siendo vulnerable al coronavirus. Las vacunas para la población serán gratuitas. Señaló que el año pasado el gobierno gastó 402.000 millones de yuanes (62.000 millones de dólares) para contener la pandemia. El primer ministro también destacó la ayuda que se brindó a otros países durante la crisis sanitaria. Varios países, entre ellos Estados Unidos, acusan a Beijing de utilizar los suministros de vacunas para obtener ventajas geopolíticas. Según Our World in Data, hasta el 28 de febrero se habían aplicado 3,7 millones de dosis de la vacuna en China, una cifra sumamente baja (en Estados Unidos es de 25 millones; Reino Unido de 32,3 millones). Al mismo tiempo, el gobierno chino dijo que había suministrado vacunas a 53 países y las había exportado a otros 27.

CINA_-_0305_-_Anp_I.jpeg