Han devuelto la libertad a nuestros hijos’. Se pagó la deuda de 45 familias que trabajan en las fábricas de ladrillos
de Shafique Khokhar

Otras siete podrán cancelarla gracias a la generosidad de los lectores de AsiaNews. También se distribuyeron cajas de alimentos a 50 familias. La historia de amor de Amir y Asima, ahora libres. Los empresarios musulmanes elogian la iniciativa: "Sin su ayuda no lo habrían logrado".

 


Faisalabad (AsiaNews) - “Nuestra hija nació cuando éramos esclavos. Pero ahora puede abrir los ojos a un mundo libre para nosotros”, dijo Asima Bibi (foto 1), una joven de 27 años obligada a trabajar con su marido en una fábrica de ladrillos en Kamalpur, profundamente agradecida a AsiaNews y a sus lectores por pagar la deuda que habían contraido con el dueño de la fábrica.

Gracias a la recaudación de fondos que comenzó antes de Navidad, 45 familias de escasos recursos pudieron saldar su deuda con el dueño de la fábrica donde estaban obligadas a trabajar. Para pagar la deuda tenían que utilizar todas las fuerzas de la familia, incluso los niños, que por esa razón tampoco podían asistir a la escuela. La idea de pagar la deuda de estos pobres trabajadores nació de algunos lectores de AsiaNews cuando conocieron su situación.

Otros siete núcleos familiares podrán cancelar su deuda gracias a los fondos recaudados. La semana pasada también se distribuyeron paquetes de alimentos a 50 familias: todas ellas agradecen sinceramente a los lectores de AsiaNews por sus generosas donaciones.

El esposo de Asima, Amir Masih, de 28 años, contó a AsiaNews cómo contrajo la deuda: "Mi familia, que tenía en mente un matrimonio arreglado para mí, me permitió casarme con Asima con la condición de que reembolsara la cantidad gastada en el boda". Para reembolsar a sus padres, Amir pidió un préstamo de 70 mil rupias (376 euros) al dueño de una fábrica de ladrillos, una cifra que después fue creciendo por los gastos para cuidar a su hija. “A partir de ese momento - dice - nos convertimos en esclavos que solo podía esperar la libertad de un Mesías”.

Para ayudar a su marido, Asima tuvo que trabajar en la fábrica incluso estando embarazada: “Fue doloroso, pero no podía hacer otra cosa. Este es el destino que nosotros elegimos”. Pero ahora ella puede ver "el amor del pueblo de Dios que ofreció su dinero para liberarnos".

La campaña AsiaNews comenzó con el compromiso de donar alimentos y ropa de abrigo para el invierno a 52 familias que trabajan en las fábricas de ladrillos. Debido a la temporada de invierno y al Covid-19, las fábricas están cerradas y la gente no recibe su salario desde hace meses. La miseria los lleva a pedir prestado a sus patrones y de esa manera se convierten en esclavos de ese trabajo - que se considera uno de los más humildes del país - durante generaciones. Después de las primeras donaciones en diciembre y enero, algunos lectores anunciaron que estaban dispuestos a cubrir toda la deuda que las 52 familias habían contraído con sus patrones.

L iniciativa no solo ha cambiado la vida de estos trabajadores y sus familias: también ha conmovido el corazón de algunos productores de ladrillos musulmanes, que han visto en ella un gran gesto de humanidad y liberación. Abdul Majeed afirma que lo que se ha hecho por estas personas es algo maravilloso: “Se han ganado un lugar en el cielo. Conozco a estas familias desde hace años y sin su ayuda no hubieran podido pagar sus deudas. Estaban condenados a trabajar aquí durante generaciones. La gracia de Dios todopoderoso los ha liberado y ahora tendrán la oportunidad de dar un mejor futuro a sus hijos. Que Dios los bendiga a cada uno de ustedes”.

 

PK_1_-_0316.jpeg PK_1_-_0316.jpeg PK_1_-_0316.jpeg