Abismal crisis económica, falta incluso el pan
de Vladimir Rozanskij

En algunos lugares no hay pan desde hace más de un mes. La policía debe intervenir para dispersar a los mendigos en las calles. A menudo se ven violentas peleas callejeras entre niños y niñas por un pedazo de pan.


Moscú (AsiaNews) - Hace ya más de tres semanas que las tiendas estatales de Velayat (provincia) de Mary, en el sureste de Turkmenistán, dejaron de vender el pan al precio fijo oficial. Ahora solo se lo puede comprar a particulares a precios astronómicos. La crisis económica mundial está alcanzando niveles dramáticos en el país centroasiático que limita con Afganistán, hasta el punto que la policía debe intervenir para dispersar a los mendigos de las calles.

Un residente de Mary dijo a los corresponsales de Radio Azatlyk: "Todas las mañanas al amanecer la gente hace fila frente a los panaderos estatales con la esperanza de conseguir un poco de pan". Hay localidades en la zona como Bayramaly donde no se encuentra pan desde hace más de un mes. En los puestos privados del mercado la barra de pan cuesta entre 6 y 9 manats en vez de uno (50 centavos de euro).

No solo el pan, también faltan otros productos alimenticios y artículos de primera necesidad en las tiendas. En general, faltan todos los productos de bajo precio "controlados" por el estado. Seis huevos cuestan 5 manats en los particulares, y los precios de la harina también se han duplicado debido a las crecientes dificultades y costos del transporte.

En el mercado de Bayramaly, un vendedor explica: “La harina viene de la capital Ashgabad, y tenemos que comprarla a 600 manat por 50 kg en lugar de 400; los huevos, en vez de 1,5 manat los pagamos 3,5, pero sobre todo tenemos que repartir los “pagos” a todos los guardias de los puestos de control, que cada día quieren más”. Los productos avícolas y los huevos son cada vez más caros también debido a la falta de alimentos para las aves de corral, con el aumento del precio del maíz y de todos los cereales.

El valor del dólar y el euro en el mercado negro también sigue aumentando. Esto conduce a más devaluaciones del manat local y a la disminución del poder adquisitivo de las familias. La policía se ve obligada a lidiar constantemente con las multitudes que vagan por las calles hurgando en los contenedores de basura y con un número cada vez mayor de mendigos y personas sin hogar. Muchos de ellos son mujeres y niños. La policía intenta identificar y fotografiar a estas personas, para realizar con ellas un "trabajo de reeducación".

A algunas de estas personas se les ofrece vestir el uniforme de los barrenderos y ayudar en la recolección de residuos, con la promesa de poder conservar algo comestible o reutilizable. La policía explica que "todos estos mendigos serán menos impresionantes si visten el uniforme de los servicios municipales". Muchos recolectan también vidrio, plástico y cartón, tratando de reunir dinero para comprar el uniforme municipal, que cuesta 24 manats.

Muchísimos niños de entre 5 y 12 años deambulan por las calles con cubos y trapos, buscando coches para limpiar por un manat. Muchos de ellos no solo han dejado de ir a la escuela sino que incluso afirman no saber qué es. La policía amenaza con arrestar a sus madres si no los envían a la escuela. Un niño dijo a los periodistas que "mamá les contestó: ojalá, así podremos comer todos los días".

En los funerales y bodas ahora es normal acudir con recipientes, para poder llevarse la mayor cantidad de comida posible, al menos el pan y los dulces. Muchos participan en las ceremonias junto con sus hijos para que puedan comer. A menudo vemos peleas callejeras violentas entre niños y niñas por un pedazo de pan.

La crisis económica ha provocado no solo la escasez de alimentos y la paralización de la producción en general, sino también un estado de "desocupación total". El gobierno no quiere admitir la gravedad de la situación. Turkmenistán es uno de los países más aislados y refractarios a las intervenciones externas, pero la población ya ha llegado a una situación extrema.

 

TK-_Malnutrition.jpg