Hong Kong: El Ejecutivo gastó 9 millones de euros para impedir las sanciones de EEUU

Pagó a grupos de presión de Washington para sabotear la aprobación de la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong. La ley fue aprobada posteriormente en noviembre de 2019. Nuevo juicio para Jimmy Lai y otros activistas pro democráticos. Hay tres o cuatro acusaciones pendientes sobre cada político de Hong Kong a favor de la democracia.


Hong Kong (AsiaNews) –  El poder ejecutivo de la ciudad gastó 84 millones de dólares hongkoneses (9 millones de euros) para impedir que el Congreso de los Estados Unidos aprobara la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong (Hong Kong Human Rights and Democracy Act) . El periódico Hong Kong Free Press reveló la noticia en un informe publicado hoy, según el cual entre 2014 y 2019 las autoridades de la ex colonia británica contrataron a lobistas estadounidenses para lograr dicho objetivo.

Sin embargo, las gestiones que encabezó el Hong Kong Trade Development Council  fracasaron: el proyecto de ley fue aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes de forma abrumadora en noviembre de 2019. El borrador de la ley se presentó en el 2014, a raíz de las protestas del movimiento Occupy Central contra el gobierno local. En el proyecto se pedía que el gobierno estadounidense adoptara medidas punitivas contra los funcionarios de Hong Kong que suprimen las libertades de las que tradicionalmente ha gozado la ciudad.

Según los documentos dados a conocer en virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros que rige en los Estados Unidos, entre los grupos de presión a sueldo del gobierno de Hong Kong se encuentran ex parlamentarios de Washington. Se habrían organizado cuando menos seis reuniones con diputados y senadores en el Capitolio para impedir que se avanzara con las sanciones.

La Oficina de Desarrollo Económico y Comercio de Hong Kong defendió las actividades de los grupos de presión alegando que sólo servían para explicar la situación de la ciudad a los interlocutores estadounidenses y para expresar su oposición al proyecto del Hong Kong Human Rights and Democracy Act.

Lo cierto es que ninguno de los parlamentarios estadounidenses contactados en nombre de Hong Kong votó en contra de la Ley. Tras su aprobación, el entonces secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció que en el mes de mayo la ciudad perdería su estatus especial. Dicho status garantizaba a Hong Kong un trato diferente al resto de China en materia comercial, económica y financiera. El anuncio fue ratificado posteriormente por el ex presidente Donald Trump en julio de 2020.

Mientras tanto, ayer comenzó un nuevo proceso judicial contra el magnate Jimmy Lai, el ex diputado Lee Cheuk-yan y otros ocho activistas demócratas. Se los acusa de haber participado en una manifestación no autorizada el primero de octubre de 2019. Lai, Lee y ocho personalidades pro democráticas fueron condenadas recientemente por organizar y participar en dos marchas contra el gobierno en agosto de 2019

Durante la audiencia de ayer, el coordinador del Frente Cívico por los Derechos Humanos, Figo Chan, señaló que actualmente cada político demócrata de Hong Kong enfrenta tres o cuatro cargos de acusación pendientes.

HK-USA_-_0420.jpg