Xinjiang: Beijing organiza una nuevo ‘tour promocional’ para los medios de comunicación extranjeros

Las autoridades quieren demostrar que no se violan los derechos humanos en la región autónoma. Acompañamiento de los periodistas a los lugares previamente acordados. Analista chino: "Beijing se equivoca si cree que estas visitas guiadas son eficaces"


Beijing (AsiaNews) – Las autoridades chinas han llevado a los periodistas de 10 medios de comunicación extranjeros de visita a Xinjiang. El objetivo del gobierno es demostrar a la prensa internacional que en la región autónoma no se violan los derechos humanos, que no se cometen delitos de genocidio, y que la población Han (mayoritaria en China) y la minoría de habla turca y fe islámica viven en armonía. 

El "tour promocional" -como lo han llamado algunos críticos- fue organizado por el Departamento de Actividades Promocionales de la rama local del Partido Comunista Chino. Entre los medios de comunicación que participaron figuran Associated Press y TV Tokyo. La visita se desarrolló en la ciudad de Turpan, donde, según afirman los investigadores australianos, existiría un campo de reeducación política.

Según datos facilitados por expertos en el tema -que fueron confirmados por las Naciones Unidas- las autoridades chinas retienen o han retenido en campos de concentración a más de un millón de uigures, kazajos y kirguises de Xinjian. Las revelaciones de los medios de comunicación han revelado la existencia de campos de trabajo forzado en la región, donde supuestamente se emplea a cientos de miles de personas, principalmente en la cosecha del algodón. Algunos investigadores también alegan que el gobierno chino está llevando a cabo una campaña local de esterilizaciones forzadas para controlar el crecimiento de la población de origen uigur.

Los chinos desmienten todas las acusaciones, alegando que se trata de noticias falsas,  "fake news". Aseveran que lo que hay en Xinjiang son centros de formación profesional y proyectos para reducir la pobreza, luchar contra el terrorismo y el separatismo.

A los periodistas que fueron acompañados a la región autónoma sólo se les permitió visitar los lugares designados por las autoridades. TV Tokyo revela que los lugareños con los que pudo hablar no respondieron a las preguntas o bien negaron la existencia de abusos.

No es la primera vez que Beijing invita a periodistas extranjeros a Xinjiang. En 2020, le tocó el turno a la BBC, pero los reporteros denunciaron que no pudieron filmar el recorrido y que se los sometía a controles constantes. El gobierno chino sostiene, sin embargo, que la región está abierta a la visita de extranjeros. La Agencia de Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea llevan tiempo pidiendo que se les permita visitar el lugar, pero sin las restricciones que impone China.

Según comentó el analista político de Beijing, Wu Qiang, al South China Morning Post, Beijing se equivoca si cree que estas visitas guiadas son efectivas: "Creo que se ocultan muchas cosas, incluida la supresión de estas instalaciones. No creo que los periodistas que visitaron el lugar hayan quedado satisfechos". Wu añadió que "nadie va a creer que se sabrá la verdad por medio de una visita organizada. Beijing tiene un enfoque ingenuo y propagandístico sobre Xinjiang".

CINA_-_0428_-_Xinjiang.jpg