Hay 5 millones menos de trabajadores migrantes chinos: sin trabajo y más viejos

En 2020 cayeron a 285,6 millones. Se desplazan del campo a las ciudades en busca de trabajo. La crisis económica contribuyó al descenso. Está aumentando la proporción de la población migrante que ya no está en edad de trabajar. A principios de 2021 se registró una recuperación de los números; sin embargo, las perspectivas futuras son negativas.


Beijing (AsiaNews) - El número de trabajadores migrantes chinos se redujo más de cinco millones en 2020 como resultado de la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus y el envejecimiento constante de la población. Es el primer descenso desde 2008, informa la Oficina Nacional de Estadística, que calculó que 285,6 millones de ciudadanos se trasladaron del campo a las ciudades por razones laborales el año pasado.

El covid apareció por primera vez en Wuhan (Hubei) a principios de 2020 y frenó el crecimiento económico de China, que se detuvo en un + 2,3% en comparación con el año anterior. Las menores oportunidades de empleo en la parte oriental del país (la más próspera) y las restricciones a la circulación han mantenido a los migrantes internos en sus lugares de origen. La crisis de los sectores de la construcción, la hostelería y la restauración ha contribuido de forma decisiva a su reducción.

También existe un problema demográfico. La disminución de los trabajadores migrantes también se debe al hecho de que hay menos jóvenes en edad de trabajar en sus filas. Entre 2019 y 2020 la edad promedio de los migrantes internos pasó de 40,8 a 41,4 años: en 2008 era de 34 años. Los que tienen entre 16 y 30 años bajaron al 22,7%, en 2019 eran el 25,1% y hace unos diez años incluían el 42%. Por el contrario, de 2010 a 2020 la proporción de la población migrante mayor de 50 años se duplicó, llegando al 26,4%.

Según el Financial Times, la población de China cayó por debajo de los 1.400 millones en 2020, la primera disminución en 60 años. Los datos fueron publicados el 27 de abril y el diario británico asegura que se basan en cifras oficiales a las que tuvo acceso. Las autoridades chinas lo negaron, pero están retrasando la publicación del documento final y los expertos consideran que es por temor a sus efectos en la opinión pública. Las estadísticas regionales ya mostraron que la natalidad está disminuyendo y el Banco Central de China recomendó al ejecutivo que abandone las políticas de control de la natalidad, porque si no se toman medidas de este tipo el país perderá su ventaja económica respecto de Estados Unidos.

 

En los primeros tres meses de 2021 el número de migrantes internos aumentó un 42%, poniendo en evidencia el bajo nivel que se registró entre enero y marzo de 2020. Según varios observadores, el repunte no será duradero: el envejecimiento demográfico ya es una realidad y se verá reflejado en los desplazamientos internos por motivos laborales. La tendencia no tendrá consecuencias en la tasa oficial de desempleo ya que el gobierno solo contabiliza a los trabajadores “urbanos” sin tomar en cuenta a los migrantes, que se trasladan a las ciudades pero no pueden cambiar su lugar de residencia oficial.

 

CINA_-_0405_-_Migranti.jpg