Nancy Pelosi pide boicotear las Olimpiadas de Invierno en Beijing, en nombre de los uigures

Según la presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, es necesario  responder de esta manera ante el genocidio de los uigures en Xinjiang. Concuerda con la participación de los atletas, pero los jefes de Estado no deberían presentarse. Los chinos denuncian las interferencias de Washington. El Comité Olímpico de Estados Unidos está en contra del boicot.


Washington (AsiaNews/Agencias) – Nancy Pelosi pidió ayer un boicot "diplomático" a los Juegos Olímpicos de Invierno que tendrán lugar en Beijing. Durante una audiencia en el Congreso estadounidense, la presidente de la Cámara de Representantes dijo que, debido al genocidio de los uigures y de otras minorías musulmanas en Xinjiang, solo los atletas deberían participar en los Juegos en China. Los jefes de Estado y de gobierno deberían evitar presentarse, agregó. Según Pelosi, la participación de líderes extranjeros en el evento legitimaría las acciones del régimen chino.

Los datos aportados por expertos -que fueron confirmados por las Naciones Unidas- revelaron que las autoridades chinas retienen o han retenido en campos de concentración a más de un millón de uigures, kazajos y kirguises de Xinjiang. Estas personas serían empleadas en campos de trabajo forzado, donde se dedicarían principalmente a la cosecha del algodón y serían torturados. Algunos investigadores independientes también sostienen que el gobierno chino está llevando a cabo una campaña local de esterilizaciones forzadas para controlar el crecimiento de la población musulmana.

Las autoridades de Beijing rechazan las acusaciones de genocidio contra los uigures y otras minorías de origen turco, calificándolas como “la mentira del siglo". Los líderes chinos aseveran que en la región autónoma no hay campos de trabajo forzado, sino centros de formación profesional y proyectos para reducir la pobreza y luchar contra el terrorismo y el separatismo.

Pelosi declaró que los jefes de Estado que viajen a Beijing en febrero para asistir a los Juegos ya no tendrán la "autoridad moral" para denunciar las violaciones de los derechos humanos en China y en otras partes del mundo. La embajada china en Estados Unidos respondió al ataque de la parlamentaria demócrata argumentando que los líderes estadounidenses no tienen derecho a hablar de las violaciones de los derechos humanos.

En el Congreso de los EE.UU, los demócratas y los republicanos están mayormente alineados respecto a la necesidad de boicotear o cambiar la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno del próximo año. Los legisladores estadounidenses también apuntan a las grandes empresas estadounidenses, a las que culpan de querer hacer negocios en China ignorando lo que ocurre en Xinjiang.

El gobierno de Biden no ha hecho comentarios sobre un posible boicot a los Juegos. El Comité Olímpico de Estados Unidos se expresó en contra de la medida: explicó que no participar sería un castigo para los atletas, y que en el pasado los boicots a las Olimpiadas no han logrado los resultados políticos esperados.

USA-CINA_-_0519_-_Olimpiadi.jpg