La Junta Militar destituye a dos diplomáticos disidentes destinados en Japón
de Francis Khoo Thwe

Los dos enviados criticaron la violencia de la Junta contra la oposición democrática y pidieron ayuda al gobierno japonés. Para las empresas japonesas presentes en Myanmar, Tokio es demasiado "blando" con los generales birmanos. Los militares golpistas convocaron a casi un centenar de diplomáticos rebeldes, pidiendo que regresen al país. 


Rangún (AsiaNews) – La Junta militar destituyó a dos diplomáticos que habían sido destinados a la embajada de Tokio. Los dos enviados boicotearon las actividades de la misión en señal de protesta por el golpe de Estado, que el pasado mes de febrero derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi, líder de la Liga Nacional para la Democracia. Así lo informa esta mañana Kyodo News, citando fuentes diplomáticas birmanas.

El régimen del general Min Aung Hlaing ya destituyó al embajador ante las Naciones Unidas en el mes de febrero y apartó del cargo al enviado a Londres.

A los dos diplomáticos que se desempeñan en Tokio -un primer y un segundo secretario- se les ha retirado el estatus diplomático y se les ha prohibido la entrada a los edificios de la embajada. Ambos han pedido a las autoridades japonesas que mantengan sus credenciales diplomáticas, que ellos recibieron durante el mandato del gobierno de Suu Kyi, elegida por el pueblo con el voto democrático.

El Ministerio de Asuntos Exteriores japonés dijo que la posición de los dos disidentes se evaluará en función de cómo evolucione la situación en Myanmar. The Irrawaddy señala que Japón es el principal proveedor de ayuda para el desarrollo de la ex Birmania, además de ser el cuarto inversor en el país. Según una encuesta independiente realizada en abril, de los 135 empresarios japoneses que residen en Myanmar, el 71% de los encuestados consideró que la respuesta de Tokio ante el golpe de Estado de Min Aung Hlaing es “débil”.

Muchos diplomáticos de Myanmar se han manifestado en contra del golpe militar, que se produjo luego de que la Liga Nacional por la Democracia ganara por abrumadora mayoría las elecciones de noviembre del 2020. Al igual que gran parte de la comunidad internacional, piden a los generales de Naipyidó que pongan fin a la violencia contra los opositores, liberen a los presos políticos y devuelvan el poder a las autoridades civiles.

La Junta ha convocado a casi 100 funcionarios diplomáticos que apoyan el movimiento de desobediencia civil en Myanmar. Éstos se encontraban destinados en 20 naciones, incluyendo Estados Unidos, el Reino Unido y Singapur. Algunos no han acatado la orden y permanecen en los países a los que fueron asignados.

MYANMAR-GIAPPONE_-_0520.jpeg