Covid-19: Teherán dicta nuevas restricciones para combatir la variante Delta

El presidente saliente, Hassan Rouhani, anticipa una posible "quinta ola" de contagios. Las medidas se aplicarán en 275 ciudades, incluida la capital. En las zonas "rojas" y "naranjas" permanecerán cerrados restaurantes, parques, tiendas, salones de belleza y centros comerciales. La campaña de vacunación se detuvo: sólo el 2% de la población ha recibido las dos dosis de la vacuna.


Teherán (AsiaNews/Agencias) -  El gobierno tiene intenciones de reintroducir medidas restrictivas en las principales ciudades del país para limitar la propagación de la variante Delta (india) del Covid-19, mucho más contagiosa que las anteriores y responsable de la escalada de contagios en Gran Bretaña y Asia. Se teme una quinta ola devastadora que podría poner al país de rodillas. Cabe recordar que Irán es la nación más golpeada de la región, considerando la cantidad de contagios y víctimas.

En el pasado, Teherán arremetió en varias oportunidades contra las sanciones impuestas por Estados Unidos (y Europa) contra la República Islámica, ya que habrían dificultado la compra de vacunas y medicamentos en el extranjero. Tras más de un año de lucha contra el virus, las autoridades gubernamentales ordenaron el cierre de todas aquellas actividades no esenciales en 275 ciudades, incluida la capital.

En las zonas “rojas” o “naranjas” y en aquellos municipios clasificados como de alto riesgo por Covid-19, también permanecerán cerrados todos los parques públicos, restaurantes, pastelerías, salones de belleza, centros comerciales y librerías. El gobierno también piensa prohibir los viajes entre las ciudades con alta tasa de contagios.  

Con estas restricciones se apunta a contener la propagación del virus. En efecto, el presidente saliente, Hassan Rouhani, habla de una posible "quinta ola" de contagios en el país. En las últimas semanas, el número de casos ha crecido de forma progresiva, llegando a duplicarse entre mediados de junio y principios de julio. 

La República Islámica acumula un total de 3,2 millones de contagios y 84.627 muertos, la cifra más alta de Asia Occidental. Mientras la nación afronta una nueva escalada, la campaña de vacunación sigue detenida: menos del 2% de la población (de 84 millones) ha completado el ciclo de inmunización. Las autoridades sostienen que hasta el momento se aplicaron 6,3 millones de dosis. 

En cuanto a la provisión de vacunas, la gran mayoría proviene del extranjero y contempla el programa internacional Covax destinado a la distribución de vacunas en países de ingresos bajos y medios. Teherán también ha importado la vacuna china Sinopharm y la rusa Sputnik V.

Sin embargo, debido a la escasa cantidad de dosis disponibles, el gobierno ha decidido acelerar la producción de vacunas iraníes. El mes pasado, las autoridades autorizaron el uso COVIran Barekat ante una emergencia, pero no se publicaron datos sobre su eficacia y seguridad. El líder supremo de Irán ya había advertido contra la importación de vacunas estadounidenses y británicas en medio de un clima de profunda desconfianza hacia Occidente. El ayatolá Alí Jamenei recibió la vacuna "Made in Iran" y su imagen fue difundida por la televisión estatal. Luego de recibirla, hizo un llamamiento a los iraníes, animándoles a seguir su ejemplo.

IRAN_-_restrizioni_covid.jpg