Nuevos atentados contra intereses estadounidenses en Irak

Anoche, tres cohetes rozaron la embajada estadounidense en Bagdad. En los últimos días se registra una escalada de violencia. Los ataques fueron celebrados por las milicias chiitas pro-iraníes activas en el país. Analista iraquí: las operaciones son una "demostración de fuerza", pero "no tienen ningún efecto sobre la presencia de Washington en Irak".


Bagdad (AsiaNews/Agencias) - Durante la madrugada de hoy, tres cohetes rozaron la embajada de los Estados Unidos en Irak. El ataque se produjo luego de que los milicianos locales lanzaran ayer una de las operaciones más importantes de los últimos meses contra los intereses estadounidenses en el país -incluido un intento de bombardear la vecina Siria, utilizando drones. Los hechos confirman el clima de inestabilidad que denunció el patriarca caldeo, el card. Louis Raphael Sako. 

Los atentados rara vez son reivindicados o tienen una matriz clara, pero casi siempre son llevados a cabo por las milicias chiitas pro iraníes presentes en el territorio. Los asaltos de las últimas 24 horas se producen ocho días después de una serie de bombardeos estadounidenses en Siria e Irak, con el objetivo de combatir la guerrilla de las Fuerzas de Movilización Popular (Hashd al-Shaabi, que ahora integran las fuerzas armadas iraquíes), con 12 víctimas entre los milicianos. La cúpula de Hashad prometió una inmediata "venganza". 

La lluvia de cohetes de anoche en la zona próxima a la Embajada de Estados Unidos en Bagdad se inscribe en este clima de tensión. Las baterías de defensa aérea C-RAM entraron en acción para frustrar el ataque. Si bien los cohetes no alcanzaron la representación diplomática, cayeron sobre un área no muy lejana a la zona verde de la capital. En la tarde de ayer, la mira se centró en la base aérea de Aïn al-Assad, en el desierto occidental iraquí, donde se alojan soldados estadounidenses. Al menos 14 misiles cayeron durante un ataque, posteriormente reivindicado por un grupo que se autodenomina "Brigadas de venganza por la muerte de Al-Mohandis". No hubo víctimas ni heridos. 

Desde principios de año se han producido al menos cincuenta ataques contra intereses de EE.UU, con una escalada en los últimos días. La base de Aïn al-Assad ya había sido atacada el 5 de julio: primero fue bombardeada por tres cohetes y, pocas horas más tarde, un dron intentó atacar la embajada de Estados Unidos, pero también fue derribado por el sistema C-RAM.

Al día siguiente hubo una nueva operación contra el aeropuerto de Erbil -en el Kurdistán iraquí- que aloja una base de la coalición internacional. En declaraciones a la agencia AFP, el analista iraquí Ali Beder dijo que estas operaciones son una "demostración de fuerza", pero "no tienen ningún efecto sobre la presencia de los EE.UU en Irak". El experto subrayó que todavía hay unos 2.500 soldados estadounidenses desplegados en el país. El mayor peligro reside en el uso de drones, que pueden eludir los sistemas de defensa antiaérea mejor que los misiles.

IRAQ_-_USA_-_attacchi_ok.jpg