Gaza, HRW: el ejército israelí y Hamas habrían cometido ‘crímenes de guerra’

Se investigan tres incursiones aéreas de las fuerzas aéreas de la Estrella de David y el lanzamiento de 4.300 cohetes al sur de Israel, desde la Franja. Según la ONG, no hay pruebas de que haya objetivos militares estratégicos en la zona de los ataques. Para el ejército israelí, se trata de "inferencias, que ya fueron desmentidas" en el pasado. El movimiento extremista islámico dice que no "apuntó a los civiles".


Gaza (AsiaNews/Agencias) - El ejército israelí y el movimiento extremista islámico Hamás, que controla la Franja, habrían cometido "crímenes de guerra" en la guerra relámpago del pasado mes de mayo, que dejó cientos de víctimas y aumentó la desesperación de un pueblo que ya vive en una prisión a cielo abierto. Es lo que denunció en las últimas horas la ONG internacional Human Rights Watch (HRW), tras investigar tres ataques aéreos de la fuerza aérea con la estrella de David y el lanzamiento de más de 4.300 cohetes desde la Franja hacia territorio israelí, efectuando también "ataques ilegales". 

El ejército israelí siempre afirmó que los objetivos atacados en Gaza eran militares. Sin embargo, la investigación de HRW sobre tres ataques aéreos (el 10 de mayo en Beit Hanoun, el 15 en el campo de al-Shati y el 16 en la calle al-Wahda, en los que murieron 62 civiles) resalta que no hay pruebas de la existencia de objetivos militares estratégicos en la zona.

En la guerra en la Franja, entre el 10 y el 21 de mayo, los combates entre Israel y Hamás (y la Yihad Islámica) dejaron 264 palestinos muertos, entre ellos 67 niños. En Israel, murieron 13 personas, entre ellas un soldado, un niño y un adolescente. Según la ONU, al menos 129 víctimas en Gaza eran civiles, mientras que para los israelíes más de 200 eran milicianos. Hamás siempre admitió la muerte de 80 combatientes. 

Tras subrayar que "no había pruebas de la existencia de objetivos militares en las inmediaciones" de los tres lugares, el informe elaborado por HRW recuerda que "un ataque que no esté dirigido a un objetivo militar específico" se considera "fuera de la ley". De ahí el llamamiento a las partes para que tomen todas las medidas necesarias para minimizar los muertos y heridos entre la población civil, entre ellas, la emisión de alertas tempranas "eficaces". 

Al comentar el informe, un vocero del ejército israelí rechazó las acusaciones, afirmando que los ataques aéreos de la fuerza aérea en Gaza alcanzaron "exclusivamente objetivos militares" y que se tomaron todas las medidas "para reducir los daños a las personas no involucradas", incluyendo "alertas preventivos". 

Una fuente militar entrevistada por el Jerusalem Post añade que "Hamás coloca deliberadamente activos militares en zonas densamente pobladas". Además, el informe de HRW en este caso habría "reciclado acusaciones que ya fueron desmentidas" en el pasado.

Respecto a la parte palestina, la ONG internacional subraya que los milicianos violaron la "prohibición de efectuar ataques deliberados o indiscriminados contra civiles" al disparar cohetes no guiados contra ciudades y pueblos israelíes. El mes que viene se publicará otro informe ad hoc sobre los ataques con cohetes de Hamás en el sur de Israel. Fue inmediata la réplica del grupo extremista que controla la Franja: afirmó que "ha tratado de evitar atacar a civiles, a pesar de las masacres cometidas por las fuerzas de ocupación israelíes".

ISRAELE_-_PALESTINA_-_crimini_guerra_hrw.jpeg