Tangerang, incendio en la cárcel de máxima seguridad: 41 reclusos muertos y 81 heridos
de Mathias Hariyadi

Al menos ocho personas sufrieron quemaduras graves y están en peligro de muerte. El incendio fue causado por un cortocircuito en el sector C. Los especialistas apuntan al hacinamiento en las cárceles: debería haber penas alternativas. Para el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia es un "desastre inesperado".


Yakarta (AsiaNews) - Al menos 41 muertos y 81 heridos, algunos de ellos de gravedad por las quemaduras sufridas, es el saldo provisorio de un grave incendio que estalló anoche en la cárcel de máxima seguridad de Tangerang, ciudad de la provincia de Banten. El jefe de policía de Yakarta, Fadil Imran, confirma que "al menos ocho detenidos han sufrido heridas muy graves", mientras que los demás tienen daños "moderados" y no se encontrarían en peligro de muerte. El portavoz policial Yusri Yunus agrega que el devastador incendio (en la foto) fue provocado por un cortocircuito en el sistema eléctrico .

Rika Aprianto, portavoz del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia, informó que el incendio se originó en el Sector C de la prisión a la 1.50 am (hora local). Los equipos de bomberos consiguieron apagar las llamas alrededor de las 4 de la mañana. En el pasado, el penal ya fue objeto de varias denuncias por hacinamiento. Hay 2.072 internos, 122 de los cuales se encuentran alojados en el sector C, donde ocurrió el accidente.

Entre las víctimas hay dos extranjeros, un portugués y un ciudadano de Sudáfrica. Las autoridades han establecido un centro de crisis cerca de la prisión para responder a los requerimientos de los familiares y facilitar la identificación de las víctimas. Mientras tanto, crece la controversia sobre la capacidad efectiva del centro que desde hace tiempo tiene problemas de hacinamiento, como señala el Indonesian Institute for Criminal Justice Reform (ICJR).

Según Maidina Rahmawati, investigadora del ICJR, la cárcel de Tangerang alojaba al menos a 2.087 reclusos en agosto, un número muy superior a la capacidad máxima de 600. “Esto supone - escribe - un 245% más de la capacidad real”. La experta señala con el dedo a todo el sistema judicial que utiliza la prisión como única "solución" disuasoria contra quienes violan la ley, alimentando el hacinamiento, cuando debería ampliarse la práctica de la libertad condicional a cargo de los servicios sociales.

Entre los delitos que contribuyen a saturar la población carcelaria se encuentran el narcotráfico y los relacionados con el uso de estupefacientes de cualquier tipo. El ministro de Justicia y Derechos Humanos de Indonesia, Yasonna Laoly, habló de un "desastre inesperado". "Mis pensamientos y oraciones -declaró en un comunicado oficial publicado por el ministerio - están con los familiares de los detenidos que perdieron la vida".

 

INDONESIA_-_prigione_rogook.JPG INDONESIA_-_prigione_rogook.JPG INDONESIA_-_prigione_rogook.JPG