El jeque Sami Abil-Mona es el nuevo líder espiritual de los drusos
de Fady Noun

Nacido en Chanay, actualmente de 64 años, es esposo y padre de cuatro hijos. Sucederá al Jeque Naïm Hassan cuando termine su mandato, el próximo 5 de noviembre. Muchos lo ven como un hombre abierto a la paz y al diálogo, en el espíritu de fraternidad esbozado por el Papa Francisco. Fuentes cercanas a Joumblatt denuncian los intentos de "imponer" una personalidad cercana a Siria.


Beirut (AsiaNews) - Un hombre de apertura, paz y diálogo, al que muchos ven como una "oportunidad" para su pueblo y para el Líbano: nos referimos al nuevo líder (Sheikh Akl) de la comunidad drusa, una institución oficial en el país de los cedros. Sami Abil-Mona, de 64 años, originario de Chanay (circunscripción de Aley), sucederá al Jeque Naïm Hassan cuando el mandato de éste expire el 5 de noviembre. El Jefe de Estado, Michel Aoun, fue uno de los primeros representantes institucionales y religiosos en felicitar al nuevo líder espiritual de los drusos por su nombramiento. 

Dado que fue el único nombre presentado en la reciente reunión del consejo comunitario druso, Sami Abil-Mona será elegido automáticamente el 30 de septiembre, día previsto para las elecciones. Tomará posesión del cargo cuando expire el mandato de su predecesor, electo en 2005.

La elección del jeque Abil-Mona fue propuesta por Walid Joumblatt y ha generado cierta contrariedad en el seno de la comunidad drusa. Algunas fuentes señalaron que había otros candidatos sobre la mesa, entre ellos, algunos cercanos a los círculos del diputado Arslane y del ex ministro Wahhab. Los dos hombres encabezaron una delegación de personalidades religiosas drusas que fue recibida el 4 de septiembre por el presidente Bashar al-Assad en Damasco, con la intención de inclinar la balanza a favor de un candidato apoyado por el régimen sirio. 

Una fuente cercana a Joumblatt -que pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad- subrayó que "tanto en el plano político como religioso, querían imponernos una personalidad vinculada a Siria". Sin embargo, prosigue, "decidimos dejar de ser víctimas de este chantaje, y la candidatura del jeque Sami Abil-Mona llegó a la secretaría del consejo comunitario, mientras que los otros candidatos propuestos, que no estaban a la altura, no reunieron el número de votos necesarios para ser tenidos en cuenta". 

 

Las candidaturas

El secretario general del consejo comunitario, Nizar Baradhi, aclaró que no fue el jeque Sami Abil-Mona quien solicitó candidatearse para esta función, sino que su nombre fue propuesto por un comité de 10 miembros del Consejo comunitario. Hay otros cuatro ulemas o jeques en el comité. Se sabe que cuando el cheikh Naïm Hassan fue elegido, el bando cercano a Arslane y Wahhab decidió presentar un rival: Nasreddine Gharib. Este último sigue, por así decirlo, en el cargo de segundo (o adjunto) jeque Akl, pero no goza de ninguna de las prerrogativas oficiales que acompañan a su título: firmas, residencia en la casa drusa, prioridad en las ceremonias oficiales, etc.

Aún temiendo que se repita el precedente de 2005, queremos recordar lo que señala una fuente autorizada cercana al consejo comunitario. Esta señala que la existencia de dos jeques Akl es contraria a la nueva ley que regula la actividad de este consejo. Además, vuelve obsoleta una antigua tradición según la cual la función de jeque Akl debe asignarse a un hombre de los clanes drusos Yazbaki o Joumblatti, según un criterio de alternancia.

 

Un hombre de paz y diálogo

Esposo y padre de cuatro hijos, entre ellos un niño que murió prematuramente de cáncer, el jeque Sami Abil-Mona es el secretario general de la fundación al-Ourfan, que cuenta con la mayor red de escuelas y obras sociales de la comunidad drusa. Obtuvo un doctorado de la Facultad de Ciencias Religiosas de la Universidad de San José. Su tema de estudio fue "La visión drusa del diálogo islámico-cristiano en el Líbano" (2015). Es licenciado en Literatura, título otorgado por la Universidad del Líbano (1980). Está presente en todas las plataformas educativas y es un ponente invitado habitual en conferencias internacionales centradas en el diálogo interreligioso. Además de ser poeta, es un orador popular, por lo que se le invita regularmente a intervenir en conferencias organizadas por la comunidad drusa en el extranjero. 

“Es el rostro de la comunidad a nivel internacional”, asegura el P. Fadi Daou, fundador de la ONG Adyan, cuya obra se centra en los conceptos de “ciudadanía inclusiva en la diversidad” y “solidaridad espiritual”. “Para mí, es como un hermano mayor”, agrega, “en el espíritu de la fraternidad, tal como está expresado en la encíclica del papa Francisco: (una fraternidad) que nos vuelve responsables los unos de los otros. Y también en un verdadero hombre de paz, que hace y hará todo lo posible para reforzar la reconciliación en la Montaña. Es portador de un deseo real y auténtico de vivir juntos, unido al orgullo por la propia pertenencia. Su elección es una oportunidad para su comunidad y para todo el Líbano”. 

El estatuto interno del Consejo de comunidades estipula que el jeque Akl tiene un mandato de 15 años (renovable, si su salud lo permite), o un mandato que expira al cumplir los 75 años de edad.

LIBANO_-_leader_druso.JPG