Beirut, crisis de combustible: Hezbolá elude las sanciones e importa petróleo iraní
de Fady Noun

En la mañana de ayer, un convoy de decenas de camiones cisterna cruzó la frontera siria en Hermel. El movimiento chií pro-Teherán celebró la entrada como una victoria. El combustible será distribuido a hospitales, asilos, orfanatos, plantas de agua y a la Cruz Roja. Los expertos hablan de la "conquista del Estado" por parte de Hezbolá.


Beirut (AsiaNews) - Un convoy de decenas de camiones cisterna cargados de combustible iraní cruzó ayer por la mañana la frontera siria y entró en el Líbano, en un intento de aliviar -aunque sea parcialmente- la gravísima crisis energética que afecta al país. El movimiento chií Hezbolá (aliado de la República Islámica) organizó el envío, en medio de la polémica y las amenazas de algunos gobiernos del bloque occidental, porque constituiría una violación de las sanciones internacionales contra Teherán. 

Los camiones entraron desde Siria utilizando un paso fronterizo ilegal en la región oriental de Hermel. Los líderes del grupo extremista celebraron la llegada de las reservas de combustible como una victoria, reivindicando el éxito de una operación que sorteó las medidas diplomáticas y punitivas introducidas hace tres años por la administración Trump contra Teherán y sus aliados. 

El primer petrolero iraní llegó el 12 de septiembre al puerto sirio de Baniyas. El combustible se descargó en tanques especiales, que luego fueron trasladados por tierra hasta el Líbano. En un discurso televisado, el líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, aclaró que el crudo no llegó directamente al país, para evitar poner en aprietos a la autoridades, y el riesgo de sanciones. 

De momento, no ha habido reacciones oficiales de las autoridades libanesas o estadounidenses, como tampoco declaraciones al respecto. El economista y experto libanés Laury Haytayan pide "no olvidar este día" porque marca la conquista del Estado por parte de Hezbolá. El canal de televisión del movimiento chiíta Al-Manar habló de un convoy de al menos "20 camiones cisterna con 50.000 litros cada uno" cuyo objetivo es "romper el asedio estadounidense".

Los camiones cisterna cruzaron la provincia central de Homs para luego dirigirse al valle de la Becá, en el Líbano. Allí fueron recibidos por los habitantes, reunidos a ambos lados de la carretera principal, decorada con banderas amarillas de Hezbolá y fotos del presidente sirio Bashar al-Assad. "Esta es una ayuda humanitaria que cubrirá las necesidades de la población", dijo Jawad, un residente de 50 años de Hermel que participó de la multitud que dio la bienvenida al convoy. Hezbolá, añadió, "no es un sustituto del Estado, es una medida temporal hasta que éste pueda llevar a cabo sus tareas". 

A principios de la semana, Nasrallah había explicado que por un mes, el gasóleo será donado a instituciones públicas como hospitales, residencias de ancianos, orfanatos, plantas de agua y la Cruz Roja. Añadió que también se podrá obtener combustible a bajo costo: mencionó los hospitales privados, las fábricas de medicamentos, las panaderías y las cooperativas que venden productos alimentarios, entre otros beneficiarios. Por último, un segundo barco con petróleo iraní llegará al puerto sirio de Baniyas dentro de unos días. En las próximas semanas también arribarán dos petroleros más, cargados de gasolina y fuel oil.

LIBANO_-_IRAN_-_carburante.jpg