Manila, elecciones presidenciales 2022: cae la popularidad de Duterte

Según un sondeo, el líder saliente está en segundo lugar en la carrera electoral por la vicepresidencia. Su hija, Sara, sigue siendo la candidata favorita para el máximo cargo de gobierno, pero su margen de ventaja se acorta y aún debe decidir si se presentará o no. Pacquiao deja el ring para dedicarse de lleno a la política. Los movimientos católicos piden que la votación sea “limpia, cuidadosa, responsable y transparente”. 


Manila (AsiaNews) - Suerte dispar para la familia Duterte en vista de las elecciones presidenciales a celebrarse en mayo de 2022. Una encuesta publicada en las últimas horas muestra una progresiva caída en la popularidad del presidente saliente, Rodrigo, que ahora ocupa el segundo lugar entre los candidatos a la vicepresidencia. Distinta es la suerte de Sara Duterte-Carpio, de 43 años, la política más popular de las Filipinas. Sin embargo, la mujer todavía muestra reservas en cuanto a su participación en las elecciones y su ventaja sobre los candidatos rivales se está acortando.

En las últimas semanas, el actual alcalde de Davao anunció su intención de volver a presentarse para el cargo de jefe de gobierno, pero descartó una candidatura presidencial. La apertura oficial del registro de candidatos a la presidencia está prevista para el primero de octubre. El juego sigue abierto, y el popular boxeador Manny Pacquiao anunció hoy su retirada oficial del ring para dedicarse exclusivamente a la política.

Según Pulse Asia, sobre una muestra de 2.400 personas encuestadas, la ventaja del matrimonio Duterte ha caído del 28% al 20%. La hija de Duterte se mantiene a la cabeza de la carrera por la presidencia, mientras que su padre compite por el cargo de vicepresidente. En las últimas semanas, Pacquiao, de 42 años, pasó del 8% de los votos al 12% actual. Por delante de él, con un 15%, está el hijo y tocayo del difunto dictador Ferdinand Marcos, que también está a la espera de confirmar su participación. Le sigue el alcalde de Manila, Francisco Domagoso, con un 13%.

Aunque la vicepresidencia es un cargo en gran medida ceremonial, este le permitiría a Duterte padre cubrirse las espaldas ante posibles procesos en los Tribunales por las miles de ejecuciones extrajudiciales en la sangrienta campaña de lucha contra las drogas. El actual presidente, que no puede presentarse a un segundo mandato, se enfrenta al presidente del Senado, Vicente Sotto. Este último supera a Duterte con el 25% de los votos (hasta hace poco, cosechaba un 10%); el actual jefe de Estado logra un 14% de los consensos, cuatro puntos menos que en la encuesta anterior. 

Mientras tanto, las organizaciones eclesiásticas entran en juego en la carrera presidencial, y lanzan una campaña por un voto "limpio, cuidado, responsable y transparente". "Halalang Marangal 2022" es una coalición de más de 20 iglesias y grupos de activistas. Batallan en primera línea por unas "elecciones justas", empezando por el proceso de registro, que ha planteado más de un problema en las últimas semanas. Entre los que invitan a los fieles a inscribirse y seguir las actividades del movimiento se encuentra el presidente de Cáritas Filipinas, monseñor José Collin Bagaforo. Según el prelado, es necesario trabajar para explicar cómo funciona la maquinaria electoral y restaurar la confianza de los ciudadanos en el proceso electoral y en las instituciones que los representan. "Esta responsabilidad nos compete especialmente, en una fase histórica en la que hay un problema de liderazgo y una grave crisis moral, económica, sanitaria y de seguridad alimentaria”, declaró.

FILIPPINE_-_d’utente_pacquiao.jpg